La Fisioterapia y el Deporte / José Salvador Carrasco Rico

11 septiembre, 2012

Era el año de 1996 y estaba justo en la pista del Estadio Martínez ‘Palillo’, a una semana de salir rumbo a mi primer Campeonato Internacional en la Ciudad de Sídney, Australia. Competía en 100 y 200 metros planos. De pronto al salir del block tropecé y me lastimé el tobillo derecho.

Lo que pasó por mi mente fue: tantos meses de arduo entrenamiento, regímenes dietéticos especiales, sin fiestas, sin desvelos y con muchos sueños de destacar a nivel internacional y poner el nombre de mi país en alto, se veían amenazados por una lesión.

La adrenalina quizá me hizo sentir menos dolor del que debería y así subí al avión. Ya en Sídney fuimos a la pista para un entrenamiento de reconocimiento y fue ahí justamente cuando resentí la molestia, yo estaba terminando la carrera de fisioterapia y sabía que eso era justo lo que necesitaba así que acudí al servicio.

Eran fantásticos el lugar, el equipo y por supuesto los fisioterapeutas a cargo. Me revisaron y colocaron el tratamiento que me hizo competir sin ningún dolor y ganar la medalla de bronce la primera en mi vida deportiva y la primera para mi país en esa especialidad. Entonces, quede enamorado de la fisioterapia deportiva y me dedico a ella desde entonces.

El papel que guarda el fisioterapeuta en el deporte es mucho más estrecho de lo que a simple vista parece y no se debe limitar sólo a la atención y manejo de las lesiones. Debemos trabajar desde la prevención de las mismas, pasando por el cuidado del estado físico.

La World Confederation for Physical Therapy (WCPT) de hecho, dice que el  fisioterapeuta debe atender también al deportista de forma integral y procurar identificar y maximizar el potencial de movimiento desde la promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación.

Con esto pretendo decir que la fisioterapia debe involucrarse con el deportista como paciente y persona, incluir a los familiares, evaluar, diseñar, vigilar y compartir la meta de su paciente.

Si bien es importante que el fisioterapeuta conozca de deporte, es más importante que tenga las bases científicas que lo relacionen con él. Desde la fisiología del ejercicio y la biomecánica hasta sus implicaciones técnicas.

Por ello, el fisioterapeuta esta cada vez más preparado para enfrentar este reto y encontramos en las diferentes escuelas asignaturas que están en estrecha relación con el ejercicio y la actividad física.

Más aún, si tomamos en cuenta que en nuestro país existe un problema relevante de sobrepeso en adultos y niños, y que los programas de salud están enfocados a la activación física; ante esto,  debemos considerar que en un mediano y largo plazo el porcentaje de la población que realiza algún tipo de actividad física se incrementará en forma considerable.

Para cuando esto suceda, la fisioterapia y su equipo, deberán estar preparados para poner su granito de arena y hacer que ese número de deportistas mexicanos no solo aumente, sino que no disminuya, debido al abandono de las personas tras una lesión que nunca tuvo recuperación.

Como deportista puedo decirles que me siento feliz y confiado, porque veo un México cada vez más cercano al deporte. Como fisioterapeuta, me siento comprometido a fomentar en mis pacientes la práctica de la actividad física y acompañarlos en todo su proceso.

Como académico de la fisioterapia, tengo la convicción de formar profesionales que perciban al deporte como una herramienta para proveer de salud a sus pacientes. No tengo la menor duda que la fisioterapia y el deporte serán eternamente hermanos de causa y efecto.

@UVMMEXICO

@prensauvm

*El Articulista, es ex Atleta Paralímpico, Fisioterapeuta y Coordinador de la Maestría en Fisioterapia Deportiva UVM/ UEM /E.E.U./ Real Madrid México  

 

 




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.