La incongruencia de Edgar Olvera…

22 Enero 2016

Liliana_Carbajal_Méndez

El alcalde panista de Naucalpan no se cansó de gritar en su campaña proselitista que combatiría la corrupción, el abuso de poder, el enriquecimiento ilícito, y que bajaría los sueldos de todos, incluyendo al presidente municipal, síndicos, regidores, directores de área y funcionarios municipales.

Lo de combatir la corrupción, ya no se lo cree ni él mismo.

El enriquecimiento ilícito, ya se verá en los próximos seis meses.

Pero eso de que ya disminuyó las percepciones económicas de él y de todo su equipo de trabajo, pues como que no cuadra. Es decir, fue muy fácil para Edgar Olvera decir que se iba a bajar el sueldo como presidente municipal, pero la cuestión aquí, es que no dijo cuánto.

¿Cómo ayuda Edgar Olvera quitando 5 mil pesos a su sueldo? ¿Cómo apoya la presidenta del DIF municipal cobrando 70 mil pesos al mes? ¿Por qué si de ahorrar se trata, los síndicos y regidores de Naucalpan no exigen que su quincena sea de 15 o 20 mil pesos?

Ojo, mucho ojo, porque los datos económicos que está revelando Edgar Olvera, pueden estar totalmente amañados y vulnerados a la conveniencia de muchos intereses. Hay cifras y números que no concuerdan con lo que muestra el portal de transparencia y con lo que dice el edil blanquiazul.

Y si hablamos de generar ahorro, habrá que recordarle a Edgar Olvera, que Claudia Oyoque Ortiz, al asumir la alcaldía de Naucalpan, dejó desierta la presidencia del Sistema Municipal DIF, esto para no acarrear sueldos y gastos innecesarios a las finanzas públicas.

Esta acción sí debería de retomarla en su administración el panista.

Aquí no hay muchas opciones: si Edgar Olvera quiere ser congruente y “humanista”, que reduzca su sueldo en un 50 por ciento, y si es posible, que su esposa Liliana Carbajal Méndez, renuncie a cualquier gratificación o bono especial.

¿Tendrán esa buena voluntad el alcalde y la actual presidenta del DIF?

¿Verdad que los toros se ven más bonitos desde la barrera?

Ahora, ¿de qué sirve que el gobierno panista de Naucalpan reduzca sus salarios, cuando tiene en las principales áreas de la administración a los directores más ineficientes, opacos y corruptos?

La ciudadanía sería feliz si Edgar Olvera cobrara un millón de pesos al mes a cambio de que tuviera una actitud positiva, una inteligencia admirable, una visión destacable, funcionarios honestos y decentes, esquemas de trabajo altamente productivos, estrategias con grandes expectativas.

Si fuera así, hasta la comunidad haría “cooperacha” para pagarle más.

Pero la realidad es otra.

Edgar Olvera está atrapado entre la corrupción y la deshonestidad, y si no se deshace de toda la mala compañía que tiene, su gobierno colapsará en los próximos seis meses, y esto no es para alegrar a nadie.

¿Le echara ganas Edgar Olvera, dejará de hacer cosas que no o qué hacemos con él?

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.