La Mejor Estrategia contra la Violencia: Educación=Comunicación / Por Patricia del Carmen Hurtado Mercado.

30 abril, 2010

Una de las principales preocupaciones del ser humano, desde su origen, ha sido el tratar de conocerse, así mismo, a través del desarrollo de su función intelectual, durante la búsqueda y para la definición de la verdad, en cuanto al mundo que le rodea, al igual que para homologar una necesidad condicionante, la cual es incluyente en todos los seres humanos: la satisfacción de la curiosidad intelectual y el lograr su autonomía al ser poseedor de conocimientos, creándose así una identidad muy particular.

En el proceso de comprensión de la verdad, el ser humano se genera una serie de propósitos y esquematiza ideas, ofrece posibilidades, plantea, cuestiona, razona, parte de métodos de comprensión dada su lógica, junta evidencias que lo aproximen a una verdad aunque en ocasiones dicha verdad no sea absoluta, y define a ésta entendida como un acuerdo entre una afirmación y una realidad.

De esta evaluación surge la ciencia que parte de tres ideas: el ser, el mundo y la teoría. Pero no se establece una teoría sin experimentación. A la experimentación le antecede la duda, y en la mayoría de las veces la duda debe hacerse latente mediante la forma, la cual puede ser en un signo, un sonido, un deseo.

Cualquier forma comunica, y esta comunicación debe interpretar la idea de lo que se quiere transmitir. La verdad entonces, hace eco de la voz del ser humano y descansa en las letras decodificadas del mensaje a transmitir, lo que se va a interpretar, la ciencia como ejercicio de la función intelectual y con el objetivo de analizar, sintetizar, discernir la verdad. Lo que es innegable es el cuestionamiento de la ciencia, la cual es más allá de una mera respuesta cuando excede ésta función, cuando permite que la verdad sea conocida no sólo de quién la crea, sino se difunde de un ser humano a otro; la ciencia se comunica.

Para la ciencia, la comunicación efectiva es vital, el evitar la ambigüedad es el avance perceptible de la verdad; entre la ciencia y la comunicación existe una complicidad inefable pero tangible y la ciencia vive a través de la voz y la palabra del ser humano. Para ello la línea de investigación en cuanto a semiótica, lingüística, sintaxis, semántica, por mencionar algunas, debiera ser imprescindible dentro del quehacer disciplinario de la investigación científica y humanística, la intención de las ciencias exactas se comprendería mejor si a la par de su aprendizaje, la ciencia comunique no sólo la verdad, sino que también eso, que COMUNIQUE: es en la abstracción y razonamiento del mensaje cuando se ha comprendido individualmente y que al transmitirlo quizá se modifica.

¿Cómo entonces comprender metalenguajes ya sean fórmulas químicas, matemáticas, si aún no se ha enfatizado el entrenamiento del pensamiento a su máxima capacidad? ¿Cómo utilizar el lenguaje escrito u oral sin comprender las consecuencias de los procesos de su codificación? ¿Cuántos malentendidos se evitarían? ¡Desde guerras mundiales hasta suicidios! ¿Por qué se ha generado una cultura de la no-violencia sin buscar previamente soluciones antes de dejar existir a la violencia? Paralelamente a la no-violencia que ha sido una reacción a lo inevitable, a la violencia existente, aún quizá se pueda trabajar el ANTES de la violencia, es decir, antes de la mediación, mejorar una transmisión efectiva  del mensaje codificado.

¿Cómo hablar o escribir de cualquier tema sin tener que memorizarlo o repetir significados? La ciencia también es un arte en el sentido específico de dominarlo a través de la práctica constante hasta la adquisición de la habilidad. Por eso, el arte es tan valioso como la ciencia, porque no todos los seres humanos llegan a dominar la habilidad de pensar, de resolver ejercicios matemáticos, de leer un libro y comprenderlo sin tener dificultad para recordar las hojas anteriores, de pintar, de investigar…

El mundo actual, se mide por su utilidad y por consecuencia mueve a la ciencia a su utilidad inmediata y práctica, efectiva. Las condiciones económicas bilaterales, obligan en México al aprendizaje de un nuevo pensamiento dentro de una cultura neoliberal, y aún antes, a la adquisición real del uso y comprensión de la lengua materna (y extranjera) a través de procesos habilitados del pensamiento. Las reformas en políticas educativas justifican los cambios en las competencias. Estas competencias en algunos años se estudiarán como el arte; la adquisición de la habilidad requiere de la práctica constante y procesada desde épocas tempranas. Otra línea de investigación ya ha sido el planteamiento de la transversalidad en los sistemas educativos, sin embargo, por ahora se delimitará a la competencia comunicativa.

¿Narcotráfico? ¿Secuestros? Un país en los primeros lugares de violencia silenciosa donde hay más muertes sin necesidad de guerra. ¿Tendríamos un país así si la educación de cada individuo mejorara en cuanto a pensamiento y circunstancias?

*La Articulista, es Profesora de Inglés en la Universidad del Valle de México (UVM), Campus Toluca; y Jefa del Área de Lenguas y Coordinadora del Centro de Auto Acceso  de la Unidad Académica Profesional Tianguistenco, de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM); y Colaboradora Cultural del Portal de Noticias, Política y Estilo.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.