La mujer, el motor de la modernidad / Por Ana Balderas

8 marzo 2016

Ana_Balderas_Trejo

Los momentos y las circunstancias que se viven actualmente en el país, abren la enorme posibilidad de fortalecer nuestra riqueza social a partir de la inclusión y la equidad de género, considerando que en lo político, social, económico, académico, cultural, empresarial y deportivo, se ha extinguido el estigma de que un hombre tiene que ser el que encabece los nuevos proyectos de nación.

Para fortuna de todos, México está lejos de ser una nación machista, y eso también es un logro fundamental del sector femenino, que no se quedó cruzado de brazos ante aquellas posturas que deseaban ver a la mujer en un submundo de sumisión y obediencia.

Este martes 8 de marzo, el mundo entero celebra el Día Internacional de la Mujer, y lo hace lleno de alegría y esperanza; sin embargo, siendo congruentes, el mismo mundo también debe fijar su vista en aquellas zonas donde todavía a la mujer se le trata peor que un animal, donde aún existen intercambios comerciales a cambio de desposar a una niña o adolescente.

En el siglo XXI, no podemos tolerar un planeta donde la mujer sea castigada por no ir tapada de la cabeza a los pies; es indignante saber que tan solo el quererse defender de la violencia intrafamiliar, es condenable con latigazos o lapidación.

Esto simple y sencillamente no puede pasar en una sociedad civilizada.

En México hemos avanzado demasiado en los temas de derechos humanos y equidad de género, pero este gran logro, queda desdibujado cuando un sector político se burla de la mujer, la hace menos o la bloquea. En el México desarrollado, las mujeres deben ser copartícipes de la gran transformación.

Quiero compartirles mi enorme orgullo de formar parte de un instituto, donde el sector femenino ha crecido políticamente de manera ejemplar. En nuestro entorno todos somos iguales; no hay racismo, intolerancia, menosprecio; aquí, vivimos en plena armonía, porque queremos llevar el bien común a cada parte del país.

La vida me ha dado la oportunidad de servir a la gente desde la presidencia municipal de Atizapán de Zaragoza. Este es un enorme privilegio para su servidora, y desde ese importante espacio, hago todo lo posible para llevar a cabo una gran transformación, donde las mujeres sean el motor que impulse la modernidad de nuestro municipio.

Este Día Internacional de la Mujer hay que festejarlo de la mejor manera, apoyando a quienes sufren dolor, desesperanza, tristeza, abandono, olvido. A nuestro lado siempre hay alguien que requiere de nuestra solidaridad, y es momento de abrir nuestro corazón, porque así también se refleja el liderazgo de la mujer.

Menos violencia, represión e intolerancia.

Más amor, inclusión y prosperidad.

Las mujeres de México, son grandiosas; ahora es tiempo de demostrarlo.

*La articulista es alcaldesa de Atizapán de Zaragoza.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Deja tu comentario

Se el primero en comentar

150
wpDiscuz