La Paz Sustentable, proyecto inacabado del siglo XX y realidad lejana en el siglo XXI

16 febrero, 2018

En 1982, el mundo lucía diferente. Se vislumbraba entonces el fin del bipolarismo. Y ya para ese momento, se pensaba en dar al mundo la oportunidad de vivir sin el temor a una confrontación de gran escala.

Y fue entonces, cuando bajo el liderazgo del Secretario General de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, se instó a los países del mundo a dedicar el tercer martes de septiembre al Día de la Paz. En aquel 1982, alcanzar la paz mundial, seguía sonando a deseo de concurso de belleza, pero los conflictos en el Medio Oriente y el Fin de la Guerra Fría, ponían a ese deseo un acento de utopía.

Años más tarde, en 2001, se fijó el 21 de septiembre como el Día Internacional de la Paz, pidiendo en cada emisión anual, a los países del mundo la generación de estrategias que permitieran la pacificación nacional e internacional.

Parece que hacia el final del milenio, se habían hecho esfuerzos por erradicar la violencia del escenario internacional, pero parecía también, cada vez más, que estos esfuerzos eran insuficientes e ineficaces.

Para 2012, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, pidió que se enfocaran los esfuerzos de las agendas nacionales hacia el logro de una Paz Sustentable; es decir, alcanzable, realista y duradera.

Este llamado ha llegado desde entonces, en medio de diversas tensiones y conflictos globales, buscando encontrar el eco de la tolerancia, la armonía, el diálogo y la cooperación; fundamentalmente ha buscado que se replique en la escala nacional los esfuerzos de la comunidad internacional para lograr que los niños dejen de ser reclutados para conflictos armados, para generar conciencia acerca del impacto negativo de la cultura bélica en el desarrollo sustentable, y de la importancia que tiene generar inversión en capital humano y no en ejercicios militares, entre otros asuntos prioritarios para el establecimiento de una Paz Sus-tentable.

Sin embargo, en los últimos días hemos sido testigos de un reacomodo de fuerzas globales que en lugar de afirmar el paso hacia la resolución pacífica de controversias, ha generado un despliegue amenazante del potencial armamentista que actores como Corea del Norte, Estados Unidos, China y Rusia han acumulado y perfeccionado con el paso del tiempo, como si en el fondo nunca se hubiera considerado eliminar del todo esa tendencia al con-flicto.

En los escenarios nacionales la violencia política y social no cesa y pareciera que las sociedades están empecinadas a reestructurar los órdenes, cánones e instituciones por una vía no pacifica incluso a costa de su propio sufrimiento.

Es una realidad que los Objetivos para el Desarrollo Sustentable (subsecuentes a los Obje-tivos del Milenio) no contemplan un proceso de pacificación o de eliminación de conflictos de alta intensidad. Quizás, con el deseo implícito en que al eliminar la pobreza o el analfabetismo, la desigualdad y el uso irracional de los recursos naturales, la comunidad internacional puede entrar en un proceso de pacificación y desarrollo sustentable; no se ha contemplado el problema que representa el desarrollo de patrones socioculturales comunes, o el problema que trae consigo la consolidación de una sociedad en la que las ideologías viajan de todos lados y hacia cualquier parte.

El desarrollo de marcos legales de cooperación en materia de seguridad, se veían hasta hace unos meses como la opción más viable para abatir (finalmente) al terrorismo, las dictaduras o a la delincuencia organizada.

¿Dónde queda entonces la preocupación por el aseguramiento de la provisión de alimentos en América Latina? ¿Dónde queda entonces la protección de la sociedad civil? ¿Cómo avanzar hacia una Paz Sustentable si los liderazgos mundiales son cada vez más radicales, extremistas y neopopulistas? ¿Es quizá que vemos lejanos esos próximos 20 años en los que la ONU ha advertido una crisis energética y alimentaria a nivel global?

Nosotros, la comunidad internacional del siglo XXI, no caminamos hacia la Paz Sustentable. Nosotros, en el inmediato, seguimos preocupados por la eventual posibilidad de que se desate una tercera guerra mundial, por la creciente tensión bélica entre actores que insisten en recrear la Carrera Armamentista de la Guerra Fría y por lo difícil que es vivir en un mundo en el que prevalece la irracional idea de erradicar un conflicto a través de la creación de otro conflicto.

Artículo de Arlene Ramirez Uresti, internacionalista.

Twitter: @ArleneRU

E-mail: arleneru@me.com

Skype: arlene.ramirez.uresti

Face Time: arleneru19@gmail.com




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.