La pornografía infantil en México, un caso aberrante y sin solución

19 Julio 2017

La espantosa historia que se escribió en un Jardín de Niños en Chapala, Jalisco, no puede asimilarse de manera sensata e inteligente, sobre todo cuando se violentó la integridad moral y física de niños indefensos.

La prensa nacional e internacional, ha dado una amplia cobertura del abuso sexual que sufrieron los pequeños alumnos, donde los principales responsables resultaron ser la maestra y la directora del plantel.

Los testimonios son desgarradores e inhumanos, pero tienen que ser difundidos y exhibidos para que de una vez por todas, la muy débil justicia mexicana, comience a sentar bases para que los castigos a las personas que violan a infantes, sean duros y hasta inmisericordes.

“Desnudaban a los niños, los hacían hacer cosas extrañas; los vestían de animalitos, los obligaban a ladrar como perros; obligaban a niñas y niños a manosearse; les tomaban fotos. A mi niña le pusieron un cuchillo en su pancita amenazándola”, contó un padre afligido a Aristegui Noticias.

La maestra ya ha sido detenida, pero queda el antecedente de cómo las autoridades quisieron resolver este diabólico asunto: Gabriela Jiménez Ibarra –agente del Ministerio Público-, pidió a los agraviados “que dejarán las cosas así”.

Esta es una sola muestra de lo podrida que está la justicia mexicana, donde al parecer hay solo dos opciones: primero, hace valer la ley en casos muy excepcionales (encarcelando a gente inocente); y segundo, que esa misma ley se la pasen por el arco del triunfo, y dejen libres a violadores, secuestradores o políticos corruptos.

Pero que no le pase algo al hijo de un funcionario, porque entonces sí arman la guerra.

El macabro suceso ocurrido en Chapala, Jalisco, debe de pegar en la conciencia del presidente Enrique Peña Nieto; del gobernador, Aristóteles Sandoval; de los senadores, diputados federales y locales; de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; y de todos aquellos que queremos ver un país de primer mundo en cuanto a justicia se refiere.

¿Abusar de un inocente, es como para quedarse callado?

Hoy las niñas y los niños en México, sufren lo insufrible, sobre todo los que forman parte de un sector vulnerable: no cuentan con protección, no tienen los elementos necesarios para defenderse; el gobierno los ignora, los humilla, les da pan y circo; no los atiende.

La pornografía infantil en el país se extiende, y nadie la detiene.

¿De qué sirve tener a un gobierno, si este no hace nada por el futuro del país?

Estamos en situación de guerra total.

Violaciones, feminicidios, narcotráfico, asaltos, abuso de poder.

¿Qué más le falta sufrir a este México sufrido, señor presidente?

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.