Libertad de expresión en Naucalpan

16 febrero, 2015

Naucalpan

En gran manera lamentable el atentado que sufrió un centro de distribución del diario Reforma en los límites de los municipios de Tlalnepantla y Naucalpan, donde un franquiciatario recibió un disparo en la cabeza.

Reprobable y condenable este tipo de situaciones. Sin embargo, cuando se tiene la cabeza caliente y el corazón a todo palpitar, es cuando la mesura debe resaltar, y así poder encontrar a los verdaderos culpables.

Después de narrar los hechos el día de hoy, el diario Reforma subraya muy particularmente que el atentado ocurrió en la frontera con Naucalpan, donde el 8 de febrero una reportera y un fotógrafo de este diario fueron amenazados por la policía local durante la realización de un trabajo periodístico.

Hasta donde se sabe, el Ayuntamiento de Naucalpan ya ofreció disculpas a las personas afectadas por ese episodio, lo cual tampoco puede ser un punto de partida para generalizar a todos los miembros de una administración municipal.

La página Política y Estilo, condena cualquier atentado contra la libertad de expresión.

Pero también es de profesionales enfatizar que el anterior alcalde David Sánchez Guevara, y el actual encargado de la oficina de la Presidencia Municipal, Héctor Manuel Sosa Rodríguez, han preponderado el diálogo, el debate respetuoso, y el intercambio de ideas.

Sánchez Guevara y Sosa Rodríguez, han incluso defendido el verdadero término de la libertad de expresión: respeto absoluto a la crítica que conlleve un mejor funcionamiento de las áreas y genere mejores condiciones para la ciudadanía.

Entonces, eso de sospechar que el doloroso atentado que sufrió el diario Reforma pudo haber sido culpa de un municipio por las constantes críticas hacia un funcionario en particular, puede resultar incongruente sobre todo porque el mismo periódico siempre ofrece información de gran relevancia, pero siempre con pruebas sólidas.

Periodistas realmente críticos, pueden sostener que en Naucalpan jamás ha sido violentado o amenazado su trabajo. Los tiempos de represión han caducado, sobre todo cuando las redes sociales han rebasado a muchos medios que se consideraban “parteaguas” de la información.

Fortalezcamos el discurso y la acción, el país requiere de este compromiso.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.