LÍDER 2015. Enrique Vargas del Villar

31 Diciembre 2015

Enrique_Vargas_Del_Villar

El municipio de Huixquilucan –vasto en extensión territorial y poblacional-, siempre fue visto como uno de los puntos neurálgicos más importantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Grupos de poder muy arraigados, gobernaron la localidad por mucho tiempo, hasta que el mismo tiempo les hizo pagar sus errores garrafales, sobre todo en la última década.

Ansiosos de encontrar a un auténtico líder político, miles de personas salieron a votar el pasado 7 de junio por un cambio radical; un cambio que propiciara disciplina, experiencia, inteligencia, proyección y muchas ganas de borrar un pasado lleno de incertidumbres.

En la persona de Enrique Vargas del Villar (1975, Ciudad de México, Comunicólogo-Universidad Nuevo Mundo), los habitantes de Huixquiluican, descubrieron a un político echado para adelante, sin titubeos, seguro de sí mismo, emprendedor, joven y con una amplia experiencia en el rubro de la atención ciudadana.

La noche del 7 de junio, en las oficinas del PRI, nadie daba crédito a lo que observaban: el tricolor naufragaba como el Titanic. Nadie controlaba el barco, nadie se hacía responsable del desastre electoral, todos se culpaban de todo…las luces se apagaban poco a poco.

La profecía se cumplió: el PRI perdió el municipio más importante del Valle de México.

Del otro lado, en el cuartel del Partido Acción Nacional (PAN), todo era felicidad, armonía, risas, gritos de alegría. El ambiente tenía que ser festivo, no cualquiera le quita al PRI el poder político de una de las presidencias municipales más renombradas en toda América Latina.

¿Cuál fue la fórmula que usó Enrique Vargas del Villar para convencer a la ciudadanía de que le otorgaran el voto? La respuesta es muy sencilla: tocar todas las puertas posibles, hablar con la verdad, ser congruente con las propuestas, regresar la esperanza a las familias, y prometer una mayor participación ciudadana en la toma de decisiones gubernamentales.

Es decir, los principios y valores, fueron las armas con las que Vargas del Villar venció al PRI. Seguros estamos, que el gobierno panista de Huixquilucan dejará muchas huellas imborrables. Las acciones y esquemas de trabajo altamente eficientes, darán mucho de qué hablar en todo el país.

Por su exquisita inteligencia; por ser un hombre triunfador y responsable, en todos los ámbitos de su vida; por ser el político más carismático del Estado de México; por impulsar el liderazgo del Partido Acción Nacional en el Valle de México; por ser reconocido por sus opositores; y por ser uno de los personajes más queridos por su comunidad, Política y Estilo nombra como Líder 2015 a Enrique Vargas del Villar.

Talentoso hasta la exageración, el alcalde electo de Huixquilucan supo ganarse a pulso el cariño de toda la ciudadanía. No hay persona en el municipio que no cuente una vivencia con Enrique Vargas del Villar. El político panista ha construido un puente casi indestructible con la sociedad. Su enorme visión, hará de Huxiquilucan un territorio donde el progreso y las alternativas de desarrollo, se consoliden de manera ejemplar.

¡Muchas felicidades a Enrique Vargas del Villar por ser nuestro Líder 2015!




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.