Los Venados de Mazatlán, grandiosos

9 Febrero 2016

Venados_de_Mazatlán

El equipo de béisbol más importante de México, jamás ha tenido el respaldo de los gobiernos federal, estatal y municipal, y a pesar de esas terribles circunstancias, nunca han doblado los brazos, y con mucha disciplina, trabajo y dedicación, han logrado triunfos memorables.

Para muestra basta un botón: el pasado domingo 7 de febrero, mientras Enrique Peña Nieto y Alfredo Castillo Cervantes –titular de la Comisión Nacional del Deporte (CONADE)-, disfrutaban cómodamente el Súper Bowl número 50, allá en Santo Domingo, los Venados de Mazatlán lograban el campeonato de la Serie del Caribe 2016.

De este triunfo, se enteró el presidente hasta el lunes por la mañana.

Este es un ejemplo de cómo está el deporte en México: lleno de corrupción, intereses económicos impresionantes, y agobiado por las disputas políticas entre Castillo Cervantes y los dirigentes de todas las federaciones.

Lo peor de todo esto, es que el presidente de la CONADE prefiere mandar al infierno al deporte nacional, que contemplar esquemas dignos de alta competencia para nuestros destacados representantes.

Hoy Peña Nieto y Castillo Cervantes se tomarán la foto oficial con los Venados de Mazatlán, les dirán que son un ejemplo a seguir, que el país entero está orgulloso de ellos, y que el gobierno está haciendo todo lo necesario para impulsar al deporte y bla bla bla

¿Acaso los grandes beisbolistas quieren que el esposo de la Gaviota los reconozca?

Los Venados de Mazatlán, así como todo el béisbol, la natación, el basquetbol, el voleybol, el atletismo, y todos los deportes, necesitan urgentemente un dirigente nacional que se dedique a trabajar, a compensarlos económicamente, a que aliente su preparación con entrenadores de nivel mundial, y que desee construir todo un complejo deportivo de alta calidad.

Por supuesto, Alfredo Castillo Cervantes no es ese dirigente que México requiere.

Pero eso sí, los patéticos y mediocres futbolistas no ganan nada, cobran sueldos millonarios, y a ellos sí Peña Nieto hasta les entrega reconocimientos y medallas de oro para que eso los motive y de ser posible puedan llegar al “quinto partido” en el próximo mundial.

A eso se le llama tener un presidente mediocre.

En fin, muchas felicidades a los Venados de Mazatlán por ganar la Serie del Caribe.

El equipo de béisbol mexicano es grande entre los grandes, y eso hay que festejarlo.

¡¡¡Salud por ustedes muchachos!!!

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.