Medicina de la risa, permite la “humanización” de los hospitales

11 marzo 2015

Patch_AdamsUn grupo de alumnos de la Licenciatura en Psicología de la Universidad Iberoamericana llevarán a cabo prácticas el próximo verano en el Instituto Patch Adams MD y Gesundheitl, en donde aprenderán técnicas de animación hospitalaria y clowning humanitario, para incorporarlas en el futuro ejercicio de su profesión.

Melanie Meltzer, directora del área de Programas y Desarrollo del Instituto Patch Adams MD y Gesundheitl, se presentó en la Ibero para impartir un taller de clowning humanitario a estudiantes de esta casa de estudios, y ofreció una conferencia en conjunto con la maestra Zarina Fiorentini, académica y supervisora de la Licenciatura en Psicología de la Ibero y reconocida especialista en psicología comunitaria.

Meltzer habló sobre la necesidad de un cambio de paradigmas en cuanto al papel de los cuidadores hospitalarios, quienes, debido al modelo capitalista y hegemónico que prevalece en la mayoría de los hospitales y otros institutos de salud, “están imposibilitados para cumplir con la mera función que han elegido: cuidar de los otros”.

La filosofía de Meltzer parte de las enseñanzas del doctor Hunter Doherty, mejor conocido como Patch Adams, doctor, activista social y payaso que ha revolucionado el papel de los profesionales de la salud, con la creación de un modelo alternativo de cuidado y atención a pacientes en hospitales, el cual incluye elementos de humor, juego y “payasadas”.

Por otra parte, de acuerdo con la maestra Zarina Fiorentini, “la medicina de la risa” permite la “humanización” de los hospitales, espacios que en muchas ocasiones cuentan con características que intimidan a los pacientes y a sus familias, y que no permiten un acceso a la salud digno e integral.

El clowning se incluye dentro de una práctica que Fiorentini denomina “animación hospitalaria”, en la que se inscriben tanto los psicólogos como los profesionales de salud que trabajan en los hospitales, quienes, por medio de actividades lúdicas, las cuales pueden ser tan simples como utilizar una nariz roja de payaso, tienen la capacidad de empoderar a los pacientes y a sus familias, y crear comunidad.

Los especialistas y profesionales de la salud que se han formado con el concepto de animación hospitalaria, promueven la calidad humana, el bienestar y el cuidado de la salud mental, “revitalizan las instituciones”, afirmó Fiorentini.

Los “payasos” que acuden a los hospitales para compartir experiencias con pacientes de diversas edades, condiciones sociales y que sufren diversos padecimientos, cuentan además con una función de justicia social, un elemento que abordó el mismo Patch Adams: su presencia devuelve poder a los pacientes, a los “otros”, muchas veces ignorados dentro de la estructura hegemónica que prevalece dentro de la instituciones hospitalarias, agregó la psicóloga.

Quienes practican el clowning hospitalario buscan un acercamiento personal con los pacientes, y sus acciones están encaminadas a fortalecer la condición humana de todas las personas que se encuentran en un hospital, desde quienes trabajan en ellos hasta quienes están internados, y estrechar los vínculos entre todos ellos.

(Comunicado de la Universidad Iberoamericana)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.