MISTICISMO. Mínimo Estudio sobre la Masonería, Dios y Lucifer.

26 julio, 2011

“¿Quién controla la corona británica? ¿Quién mantiene el sistema métrico decimal abajo? ¡Nosotros! ¡Nosotros! ¿Quién deja afuera (al) Atlantis fuera de los mapas? ¿Quién mantiene en secreto a los marcianos? ¡Nosotros! ¡Nosotros! ¿Quién frena el coche eléctrico? ¿Quién hace (a) Steve Guttenber, una estrella? ¡Nosotros! ¡Nosotros! ¿Quién roba a los peces, la cueva de su vista? ¿Quién manipula cada noche del Óscar? ¡Nosotros! ¡Nosotros!”, es la frase rítmica que utiliza el creador de la familia Simpson, en uno de sus tantos capítulos subliminales, para demostrar al mundo, cómo el pensamiento filosófico masónico, ha trascendido cualquier frontera cultural.

Para tratar de entender más sobre esta práctica liberal, debemos de considerar que alguna vez hemos escuchado o conocido a personajes masones, y cuando nos sumerge la inquietud, les preguntamos cuáles son las características de esa denominación. En su contestación, nos explican de la manera más atenta y respetuosa, que su labor se centra en profundizar el conocimiento en todas sus formas, teniendo como principal estudio las sagradas escrituras. Pero a la vez, no llegan a puntualizar el esquema exacto de sus acciones. De alguna manera, por eso se les ubica como una asociación secreta u oculta.

Ese mismo misterio, ha sido aprovechado por sus adversarios (los de ideología conservadora), para acusarlos de un sinfín de cosas; la más conocida, es que al pertenecer al famoso “Grado33”, los masones cuentan con una sabiduría inaudita. Ese privilegio, al mismo tiempo, les otorga una madurez como para comprender que las logias no precisamente veneran al Dios de los Cielos; sino al Dios de la Tierra, identificado con el nombre de “Bafomet”.

Si se pudiera afirmar ese mito, ¿acaso los que no pertenecemos a una logia, tenemos el derecho de desvirtuarlos y de acusarlos infundadamente? Por supuesto que no. Al contrario, pues el verdadero estudio bíblico, sugiere que el mal llamado “ángel caído”, es una deidad a la que ni siquiera tenemos la capacidad espiritual para difamar (Léase el Nuevo Testamento, Libro de San Judas, Versículo 9).

A partir de esta reflexión, ¿Bach, Beethoven y Pagannini, encontraron la perfecta sintonía a través de un ente maligno? ¿Miguel Hidalgo y Costilla, Napoleón Bonaparte o Simón Bolívar, quedaron inscritos en la historia universal como grandes personajes, o como individuos que confiaban en cosas supuestamente diabólicas? ¿Benito Juárez y Martin Luther King, hermanos de fraternidad, buscaron la libertad de sus pueblos a partir de un consejo malo? ¿Walt Disney o Sigmund Freud, encontraron el lado perfecto de la mente humana, partiendo de que adoraban a alguien que nuestro ambiguo pensamiento apenas comenzará a comprender?

Compenetrarnos en la reflexión de la Biblia, nos puede llevar a un tiempo indeterminado de profunda meditación. Sin embargo, es eso lo que hay que hacer para comprender a la verdadera ciencia exacta. Si los masones, adoran a un ser superior, fuera de las huestes celestiales, es porque deben de tener una justificación muy sustentada. En su afán de búsqueda infinita, ellos pudieron haber encontrado textos realmente enriquecedores, como es el caso del Génesis, que en su Capítulo 3, describe claramente que la serpiente era astuta; pero en ese versículo, también los traductores enlazan ese escrito con lo referido al libro de Apocalipsis en el Capítulo 12 Versículo 9, el cual narra que la serpiente antigua o Satanás, libraron una gran batalla en el cielo, donde el arcángel Miguel resultó ser el vencedor.

Entonces, volviendo al Génesis, ¿qué habría pasado si el traductor en vez de poner la palabra “serpiente”, hubiera puesto la de “Satanás”? En ese caso, se leería: “Pero Satanás, era más astuto….” ¿De quién fue más astuta la serpiente o Satanás? ¿De Dios mismo? Puede ser. Porque también hay referencias que nos dicen el pasado de Satanás o Lúcifer, como era conocido en el reino celestial. Para eso, me remonto al libro del profeta Isaías, Capítulo 14 Versículos 12 y 13: “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, Hijo de la Mañana!…Tú que decías en tu corazón, ´subiré al cielo, en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte”.

Otra referencia deslumbrante, es la que nos muestra el libro del profeta Ezequiel, Capítulo 28 Versículos 12 al 14: “Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas”.

Como se puede observar, Dios mismo, en voz de los profetas utiliza palabras de reconocimiento a un ser muy superior dentro de sus huestes celestiales, aunque después cabe aclarar que lo recrimina severamente. Ahora ¿de tal magnitud fue la separación de Dios con Lucifer, como para que haya quedado registrado en los libros antiguos? Sin duda, Satanás no era sólo un ángel más, era el portador de la luz y del conocimiento. Es aquí, donde resaltamos el papel fundamental en la historia de la humanidad, de Lucifer.

El Génesis relata: “La serpiente (o Lucifer, o Satanás) le dijo a la mujer: ‘¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo el árbol del huerto?’ Y la mujer respondió a la serpiente: ‘Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis´. Entonces la serpiente le dijo a la mujer: ‘No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal’.

Después de esto, todos sabemos lo que pasó. Sin embargo, hay un dato que llama la atención: Dios amenazó que Adán y Eva morirían al comer dicho fruto, lo cual no sucedió, a menos que se haya expresado metafóricamente de una muerte espiritual, porque al menos físicamente no sucedió nada. Entonces ¿Lucifer o Satanás, nos libro del yugo de estar comportándonos literalmente como animales, sin siquiera darnos cuenta de que estábamos desnudos? ¿Qué hubiera pasado si Eva no come del árbol del fruto de la ciencia del bien y del mal, acaso no tendríamos de libertad de pensar, escribir, componer, escudriñar y crear?

Difícil, muy difícil, poder entender y comprender las causas que por una u otra razón sucedieron tanto en el cielo, como en la Tierra. Este texto, comenzó por una supuesta creencia de que los masones confían en una deidad que fue creado por Dios, que habitó con él y que su rebelión tuvo su máxima inspiración en lo que uno quería para el hombre, y lo que otro deseaba para el ser humano. Hoy día, los tiempos nos marcan una clara lucha sin final, que sigue prevaleciendo más allá del Sol. (Por César Zentella).

politicayestilo@hotmail.com

twitter.com/politicayestilo

www.facebook.com/LuisEnriqueRocha




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

herbert abdiel perez

disculpen, en el anterior comentario se me olvido mencionar que me dirijo a Lizeth tinoco

herbert abdiel perez

es buena tu observación pero si te das cuenta los últimos nombres que escribes como creyentes en dios y no adoradores del demonio, eran también miembros de la fraternidad masonica, y si te das cuenta encontraras que martín lutero fue el protestante que se rebelo en contra de la IGLESIA CATÓLICA.

yo profeso la religión católica y dime loco o hereje pero:
yo sigo las enseñanzas masonicas y hasta ahora no me han ni siquiera mencionado el nombre de satanas…

LIZETH TINOCO

Un buen artículo, sin embargo… es una característica de satanás utilizar las escrituras en un contexto erróneo, a fin de engañar a quién nos la conoce. Hay un dicho popular que dice “dime como murió y te diré como vivió”.. todos estos “grandes hombres”.. tuvieron muertes trágicas y solitarias algunos fuera de su nación, en el exilio. Existen grandes hombres en la historia de la humanidad que también escribieron sus nombres en la posteridad y que nunca ensalzaron o exaltaron el nombre del demonio, por el contrario fueron firmes creyentes en el único Dios y en su amado hijo Jesús… Leer más »

RODOLFO ROCHA

EXCELENTE ARTICULO, SIN COMENTARIOS

ALICIA RODRIGUEZ CROSTHWAITE

REALMENTE ME ENCANTO ESTE ARTICULO, MI ABUELO MATERNO FALLECIO SIENDO GRADO 33 Y TODA LA FAMILIA DE MI MADRE FUERON MASONES, MI HERMANO Y MI SOBRINO Y YO M ENCUNTRO ENSUEÑOS… PERO LO LEI VARIAS VECES Y ME MARAVILLE, PODRIAN DECIRME COMO LOGRO UN EJEMPLAR O VARIOS CON ESTE ARTICULO, Y REALMENTE TODO LO QUE PUBLICAN ME ENCANTA, PERO ESTE LO SENTI MIO…. GRACIAS Y ESPERO SU RESPUESTA PARA RECIBIR POR LO MENOS NECSITO 3 EJEMPLARES PERO AQUI EN URUAPAN NO LO HE PODIDO CONSEGUIR… O SI SE VENDE AQUI LES AGRADECERE EL DOMICILIO….