“Niños emperador”, una crisis actual

29 Abril 2017

Los infantes sin límites, sin estructura familiar y con falta de demostraciones de amor por parte de sus padres, pueden convertirse en hijos tiranos, alertó Carmen Gabriela Ruiz Serrano, profesora de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM.

También son conocidos como menores de edad con el síndrome del emperador, y son quienes ejercen tratos vejatorios hacia sus padres o abusan de ellos para obtener ciertas metas mediante amenazas, humillaciones, violencia verbal e incluso física, precisó.

Carmen Gabriela Ruiz refirió que para el psicólogo Vicente Garrido hay algunas causas que desencadenan este síndrome, como la inmediatez promovida en la vida actual; es decir, vivimos en una sociedad donde hay un modelo económico que promueve no pensar en el mañana y vivir de prisa; de alguna manera se modela un comportamiento en los infantes, que favorece su irritabilidad e intolerancia.

También se vincula con los roles difusos que hoy se dan dentro de la familia. Las generaciones anteriores vivieron en un ambiente donde los padres proporcionaron una crianza más rígida e incluso autoritaria, y en ocasiones violenta.

Ahora es común que, siendo papás, hagan comentarios como “yo quiero ser amigo de mi hijo”, con la idea de contrarrestar el tipo de educación que tuvieron durante su infancia. Se ha perdido la figura de autoridad y jerarquía.

La culpa es otro factor que favorece la existencia de hijos tiranos.

“Vivimos en un país en donde las distancias son cada vez más largas, es más difícil tener un empleo cerca del hogar, se tienen que cumplir horarios de ocho horas o más, y los padres tienen poco tiempo para compartir con los hijos, lo que genera una culpa que se quiere cubrir con regalos o beneficios monetarios, y cumplir los deseos del niño resulta una estrategia de acercamiento.

De modo que el síndrome del emperador, deriva de una falta de límites y estructura. No olvidemos que al final el límite es una muestra de amor, pues facilita herramientas para funcionar en la sociedad y disminuye actos violentos.

“Lo que en realidad piden los niños con actos violentos o agresivos es ayuda, que les mostremos que el mundo es un lugar seguro y predecible, y esto se les ofrece a partir de límites”, resaltó la académica.

Ruiz Serrano comentó que los hijos tiranos tienen muchas dificultades para adaptarse a la vida en sociedad, porque incorporan este tipo de conductas a su vida cotidiana y pueden tornarse desafiantes e intolerantes; además, “fracturar sus relaciones con los demás los puede hacer susceptibles de rechazo”.

A algunos se les diagnostica trastorno de déficit de atención y los mandan a terapia, cuando en realidad se debe poner atención en cómo se relacionan con los padres, porque al final este patrón los lleva a otros contextos.

Por ello, antes de medicarlos se debe considerar y cobrar conciencia del importante papel que juegan los padres frente a la construcción de la personalidad de los niños, despatologizando comportamientos resultado de las relaciones humanas y el contexto, entre otros factores, concluyó.

*Información de la UNAM




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.