¡Nunca más un presidente como Peña Nieto!

29 noviembre, 2018

El último presidente de extracción priista, pasará a la historia como lo peor que le pudo pasar a un país democrático, y a pesar de que los número dicen que dejará finanzas sólidas y una economía en crecimiento, millones de mexicanos jamás olvidarán la creciente pobreza, el infernal desempleo, y la manera desproporcionada en que despegó el narcotráfico en cada rincón del territorio nacional.

Enrique Peña Nieto deja un país resquebrajado en lo moral, y humillado terriblemente por la corrupción, enriquecimiento ilícito, abuso de poder y negligencia gubernamental. Por eso, los mexicanos votaron el pasado 1 de julio, por la opción política más opositora al PRI.

En Andrés Manuel López Obrador, millones de personas observaron una luz de esperanza, y un arma perfecta para acabar con los vicios políticos del mismo Peña Nieto, Luis Videgaray Caso, Angélica Rivera, Rosario Robles Berlanga, y miles de funcionarios federales que se hicieron ricos, gracias a los impuestos de la ciudadanía.

No sabemos si López Obrador llevará a la cárcel a los antes mencionados; lo único que sí sabemos, es que cada peso que se robaron esos infelices, lo pagarán muy pronto, porque como dice la sabiduría popular: “Dios no olvida las lágrimas de sus santos”.

El haber tenido a una esposa como Angélica Rivera, describe en su totalidad quién era Enrique Peña Nieto. El dormir con una mujer que lo aconsejaba malignamente, pudo ser algo comparable, con dormir con el mismo demonio.

También Angélica Rivera recibirá sentencia pronto.

Una mujer que robó al país, no puede andar por la calle como si nada hubiera pasado.

Peña Nieto se va de la presidencia de la República, y esto hay que celebrarlo.

Elevemos nuestros ojos al cielo y pidamos un deseo: ¡nunca más un presidente como Peña Nieto!

Dios tiene que escuchar esta plegaria.

Amén.

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.