OPINIÓN. Carlos Loret de Mola y Fernando Larrazabal Bretón: la “Doble Moral”.

11 septiembre, 2011

Si Carlos Loret de Mola, cometió infidelidad ante los ojos de Dios y de los hombres, es algo que nos tendría que estar importando un reverendo comino; pero de ahí, a que la plana “intelectual” de Televisa, utilicé el programa de “Tercer Grado” para consolar al pobrecito de Carlitos, y señalar al periódico “Reforma” como el causante del desastre sentimental del titular del noticiero “Primero Noticias”, es sumamente grave por la breve exposición que daremos.

De entrada, Ciro Gómez Leyva, dice que “Reforma” será un antes y un después, a partir de que le siguió el juego a la revista “TVyNotas” en el descubrimiento del comportamiento inadecuado de Loret de Mola. Ok. Linda editorial de un periodista que de no haber sido por “Reforma”, ¿acaso su carrera, habría tenido algún prestigio?

Después, López Dóriga, afirma que el diario “Reforma” se está vengando de la empresa Televisa, por cuestionarle al periódico su exponencial publicidad sexista de su hermano menor, “Metro”. Bueno, aquí realmente tendríamos que preocuparnos si el llamado “Teacher” (¿?) fuera la autoridad moral de la información. Por último, entró al quite Carlos Marín, que al mismo tiempo se da la voz de crítico, y horas después acude feliz al cumpleaños de Felipe Calderón. Ya saben, la congruencia es su fuerte.

Sin dejar de conectar este punto, nos trasladamos a la ciudad norteña de Monterrey, conociendo la decisión del alcalde, Fernando Larrazabal Bretón, de no renunciar a su posición política, después de los escándalos de videos, donde su hermano Jonás, recibe miles y miles de pesos de un casino, lugar considerado maldito, después de la tragedia del Casino Royal, donde perdieron la vida más de 50 personas.

En la historia política de México, al menos se han conocido dos casos de desacato presidencial; en pocas palabras, que las órdenes del inquilino de Los Pinos, se las pasen por el arco del triunfo. Primero, fue Roberto Madrazo Pintado, célebre priista, que según la vox populi, perdió la gubernatura ante Andrés Manuel López Obrador. Sabedor de este hecho, Ernesto Zedillo Ponce de León, le pidió renunciar a su posición política. La historia, está por demás contarse: Madrazo, estuvo al frente del gobierno tabasqueño.

El segundo caso de desobediencia política, es la de Larrazabal, que se ha montado en su macho cabrito, y ha retado al Partido Acción Nacional y a Felipe Calderón Hinojosa, para que demuestren de tú a tú, quién es el que tiene el sartén por el mango. ¿A qué se debe tanto valor del alcalde? Seguramente, a los grupos de poder que gobiernan no sólo a Monterrey, sino a Nuevo León en su totalidad.

¿Por qué enlazamos los casos de Loret de Mola y de Larrazabal? Porque ambos representan la “doble moral” del poder en México. Ya lo mencionó oportunamente Guadalupe Loaeza en su blog: Carlos Loret es la sensación en Twitter, porque la gente no quiere a Televisa, y si a alguien de esa empresa, le va mal, la sociedad es feliz.

Ahora, Larrazabal en su discurso de no renuncia, habló de los principios, de su honestidad, de su ejemplar carrera política…y puso a sus hijas y a sus esposa a su lado para decorar su lado familiar. Asqueroso, el escenario.

En este México dañado, sólo nosotros, la gente de bien, salimos limpios. Todavía los twitteros –sarcásticamente- le piden a Kalimba que ahora sea él quien entreviste a Loret de Mola, para que se voltee el escenario, y sepa la diferencia entre un Ministerio Público y un reportero. Digo, esto ya es de risa contagiosa.

Grave el entorno: por un lado, Felipe Calderón Hinojosa, no controla ni a sus amigos. Por el otro, Emilio Azcárraga Jean, da la orden, para que el televidente vea de lo que son capaces “los mejores reporteros del país”, con tal de complacerle una noche de debate divertido. No hay duda, como México, no hay dos.

(Por Luis Enrique Rocha)

politicayestilo@hotmail.com

twitter.com/politicayestilo

www.facebook.com/LuisEnriqueRocha

 




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.