OPINIÓN. El Derecho de las Niñas y de los Niños / Por Dalia Osiris Jiménez Carranza.

2 mayo, 2011

Estimables lectores, con el fin de lograr que los niños gocen plenamente del respeto a sus derechos y de los beneficios propios de su edad, los diversos organismos tanto públicos como privados, han fomentado la devolución de sus Derechos a nuestros menores; por el trato injusto que a lo largo y ancho de nuestra historia ha recibido nuestra infancia mexicana.

El artículo 4° Constitucional, en su último párrafo, establece que: “Es deber de los padres preservar el derecho de los menores a la satisfacción de sus necesidades y a la salud física y mental. La ley determinará los apoyos a la protección de los menores a cargo de las instituciones públicas.”

Si bien es cierto que el Estado, a través de sus instituciones, debe velar por el desarrollo de los menores, satisfaciendo las necesidades de educación, salud, juego, deporte, alimentación, entre otras que los niños tienen; también, es fundamental la formación familiar que  reciben los hijos, pues esta es insustituible y deja marcado su proceder de individuo social.

La familia es la base fundamental y la organización primaria de la sociedad, que se funda sobre vínculos de parentesco; en su seno nacen, crecen y se forman las nuevas generaciones bajo los valores de la solidaridad, la fidelidad, la fraternidad y la justicia.

Con justificada razón, se dice que ser padre o madre es la tarea más difícil, pues conlleva la responsabilidad educar y formar a los hijos hasta hacer de ellos ciudadanos libres y dignos. Es así, que nuestro compromiso para hacer que en el hogar las niñas y los niños se desarrollen plenamente en lo físico, mental, moral y espiritual, es necesario proporcionarles un ambiente de armonía, amor, comprensión y tolerancia

La niñez requiere, en primer término, del amor y comprensión de la familia, así como de la sociedad en general; el equiparlo emocionalmente de amor significa garantizar que en su etapa adulta sea un hombre de bien y solidario con sus semejantes.

Las niñas y los niños deben ser protegidos desde antes y después de su nacimiento y, sobre todo, durante su crecimiento; debe protegerse su vida y su salud y asegurarle el efectivo goce de todos sus demás derechos, a fin de garantizarle un desarrollo físico, mental, social y espiritual que le permita la formación de su carácter y personalidad.

La Declaración de los Derechos del Niño del 20 de noviembre de 1959, por la Asamblea General de la ONU. En diez principios, cuidadosamente redactados, establece los derechos del niño para que disfrute de protección especial y disponga de oportunidades y servicios que le permitan desarrollarse felizmente en forma sana y normal, en condiciones de libertad y dignidad; para que tenga un nombre y una nacionalidad desde su nacimiento.

Con esta Declaración, el niño gozará de los beneficios de seguridad social. Recibirá, tratamiento, educación y cuidados especiales si tiene algún padecimiento. Crecerá en un ambiente de afecto y seguridad. Contará con educación y figurará entre los primeros que reciban protección y socorro en casos de desastre. Se les protejerá contra cualquier forma de discriminación; a la par de que sea educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, por la paz y la fraternidad universal.

Sin embargo, treinta años después de la adopción de la Declaración de los Derechos del Niño (que fue una guía para la actuación pública y privada en favor del respeto de los derechos de los niños) fue aprobada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (el 20 de noviembre de 1989)  la cual entró en vigor el 2 de septiembre de 1990. Este documento reúne los derechos civiles, sociales y culturales, sin los cuales no se podría hablar verdaderamente del niño como sujeto de derecho.

El principal mérito de este documento es, sin duda, su carácter obligatorio y coercitivo para el Estado que lo ratifica, y además implica efectivos mecanismos de control de las instituciones del caso. Estos artículos establecen una enumeración de los derechos y libertades fundamentales, entre los que figuran los siguientes:

1. El derecho a la vida, a la supervivencia y desarrollo;

2. El derecho a tener un nombre y una nacionalidad;

3. A conocer a sus padres y a ser cuidados por ellos;

4. A preservar su identidad;

5. A no ser separado de sus padres, salvo que las autoridades competentes lo consideren necesario en beneficio del niño (por maltrato o descuido de sus padres, o porque estos vivan separados y deba tomarse una decisión acerca del lugar de residencia del niño);

6. El derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión;

7. A la libertad de expresión, de asociación y reunión;

8. El respeto a su vida privada y a su familia;

9. A la inviolabilidad de su domicilio y de su correspondencia;

10. El respeto a su dignidad, a su honra y a su reputación;

11. El derecho a la información a través de los distintos medios de comunicación, para lo cual los Estados partes en esta Convención alentarán a los medios de comunicación a difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño;

12. El derecho a ser protegido contra toda forma de abuso físico o mental, (incluyendo malos tratos, abuso y explotación sexual);

13. El derecho a ser colocados en adopción cuando de acuerdo a las leyes y atendiendo a las situaciones del menor esta proceda;

14. A recibir asistencia y cuidados especiales en caso de discapacidad, debiéndose garantizar a su favor el efectivo acceso a todos los servicios y el goce de todos sus derechos, con el objeto de que el niño logre su integración social y el desarrollo individual en la máxima medida posible;

15. El derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud y de los servicios para el tratamiento de enfermedades y la rehabilitación;

16. El derecho a una alimentación nutritiva e higiénica;

17. A beneficiarse de la seguridad social;

18. A la educación, la que estará encaminada a desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades, así como inculcarle el respeto de los derechos humanos, el respeto a sus padres, el cuidado y conservación de su propia identidad cultural, de su lengua, sus valores, del medio ambiente y el amor por su patria, con el fin de que asuma una vida responsable en una sociedad libre;

19. El derecho que tienen los niños -que pertenecen a grupos étnicos- a disfrutar y a que se les respete su propia vida cultural;

20. El derecho al descanso y esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad, así como a participar libremente en la vida cultural y en las artes;

21. El derecho a ser protegido contra toda clase de explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social; por ello, los Estados deben fijar la edad mínima para poder trabajar;

22. El derecho a ser protegido contra el uso ilícito de los estupefacientes y sustancias sicotrópicas, así como impedir que se utilice a niños en la producción y tráfico de estas sustancias;

23. El derecho a ser protegido contra toda clase de torturas, tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes;

24. A no ser privado de su libertad ilegal o arbitrariamente; en caso de que se alegue que un niño ha infringido las leyes penales, deben ser los establecimientos especializados quienes conozcan de ello, con base en las leyes aplicables a los menores y con las formas que al efecto se establezcan.

Desde entonces y aunque la celebración mundial es el 20 de noviembre, cada país ha elegido un día especial para celebrar y organizar actividades, con el fin de ayudar a desarrollar el bienestar de los pequeños en todo el planeta. A continuación, se muestran los días dedicados al niño en distintos países.

Bolivia: 12 de abril.
Ecuador: 1 de junio.
Chile: primer domingo de agosto.
Argentina: segundo domingo de agosto.
Perú; tercer domingo de agosto.
Brasil: 12 de octubre.
Colombia: 3 de abril.
Paraguay: 31 de Mayo.
Uruguay: 9 de Agosto.
Venezuela: tercer domingo de junio.

En México en 1924, se señaló el 30 de abril como “DIA DEL NIÑO” siendo presidente de la República el general Álvaro Obregón y Ministro de Educación Pública el licenciado José Vasconcelos. A partir de entonces cada año se les hacen grandes festejos tanto en casa como en diferentes instituciones públicas y privadas.

En conclusión, sabemos que existe una constante en la preocupación de la humanidad por la protección y seguridad de la niñez, ya que los niños son el sector más vulnerable de la sociedad, de ahí el interés de asistirlos y promoverlos para lograr su pleno desarrollo físico y mental, y proporcionarles una infancia feliz.

**************************************La Articulista, es originaria de San Luis Potosí, egresada de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí en la licenciatura en Derecho. Catedrática desde hace 7 años de las asignaturas: Derecho Internacional Público y Privado, Derecho de la Seguridad Social, Derecho Laboral y Económico, Derecho Familiar y Derecho Mercantil, de la Carrera de Derecho de la Universidad de Matehuala, Campus Venado, A.C. Asesor Parlamentario de la Mesa Directiva del H. Congreso de la Unión de la LVII Legislatura en 1999. Asesor Jurídico del Municipio de Venado San Luis Potosí, S.L.P. Del 2002-2003. Apoderada Legal del Despacho Jurídico del Banco HSBC, México.2008-2010. Abogada Postulante en Asuntos del Orden Civil, de Derecho Familiar y Laboral. Ganadora de los primeros lugares en Diversos Concursos Nacionales de Poesía en las Artes de Declamación, Oratoria y Composición Literaria




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Mayra Lopez

Abogada, encantada de leerte, yo estuve contigo en la preparatoria y me da mucho gusto que en la carrera que elegiste sigas teniendo ese espíritu de ayuda a la humanidad, sigue así y te auguro mucho éxito. Felicidades por el artículo.

Miguel A. Sanchez M.

Muchas Felicidades por la publicación de tu artículo, el cual considero es muy acertado en sus aseveraciones y fundamentos, lo que ayuda a que la población en general conozca los derechos de las niñas y los niños. saludos cordiales!