OPINIÓN. Fortalezcamos los Derechos Políticos de la Mujer, en México / Por Liliana González Gómez.

8 marzo, 2012

Cuando una mujer entra en la política, la mujer cambia; cuando muchas mujeres entran en la política, la política cambia”.

 

Michelle Bachelet

A principios de siglo XX la mujer no era considerada ciudadana –es decir poseedora de derechos políticos- en casi ningún país del mundo. El otorgamiento de derechos políticos no implicó la modificación automática a las conductas sociales, por ello se planteó la necesidad en la segunda mitad del propio siglo XX, de que nuestra Carta Magna estableciera de manera fehaciente la igualdad jurídica del hombre y la mujer.

La participación efectiva de la mujer en la esfera pública es un fenómeno relativamente reciente en el continente Latinoamericano, durante la década de los noventa, la cuestión de la representación de las mujeres empezó a estar presente en la agenda política de los gobiernos.

La población mundial se integra en más de la mitad por mujeres, por lo que la influencia femenina que cada día se manifiesta con mayor fuerza, y por supuesto, a la par se ha incrementado la responsabilidad para las mujeres.

Conforme estemos mejor preparadas para ejercer nuestra ciudadanía activa y participemos en los espacios de poder, se hará más evidente la resistencia del poder masculino y, así, la necesidad que tienen los hombres de optar entre la corresponsabilidad o el conflicto genérico.

Las mujeres estamos transitando, de ser clientas, votantes y demandantes, a ejercer como activistas, candidatas y profesionales, esto es, de delegar a involucrarnos, de preocuparnos a ocuparnos. Estamos construyendo y ejerciendo nuestra ciudadanía en un espacio cada vez más cercano a la democracia representativa.

Una democracia sin la participación efectiva de la mujer puede considerarse como incompleta o inacabada vulnerando uno de los principios constitucionales básicos de toda norma fundamental: el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo.

El proceso para que la sociedad haya aceptado los nuevos roles que la mujer ha asumido, ha sido lento; en la actualidad, puede hablarse de un considerable incremento en la participación de la mujer en tareas de administración pública y gobierno, lo mismo en funciones dentro del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial y  en los tres diversos ámbitos del ejercicio gubernamental: Federal, Local y Municipal.

Es indudable que hemos dejado de conformarnos con adoptar un rol pasivo y estamos dispuestas a dar la batalla para alcanzar el reconocimiento por nuestra capacidad de liderazgo y compromiso para lograr, en un futuro cada vez más próximo, el lugar que con toda justicia nos corresponde en el México actual.

Por todo lo anterior he propuesto a algunos legisladores del Partido en dónde orgullosamente milito, el Partido Revolucionario Institucional se considere mi propuesta de  INICIATIVA DE LEY  para que se promulgue  “EL DÍA NACIONAL DE LOS DERECHOS POLÍTICOS DE LA MUJER MEXICANA”.

Este es el momento indicado, para propiciar un claro entendimiento entre los sectores político, social, económico, cultural y académico. Del movimiento de Independencia, pasando por la Revolución Mexicana, hasta nuestros días, la mujer ha sido factor fundamental en el crecimiento de nuestro México.

Los momentos se han transformado para bien; ahora es necesario fortalecer nuestros derechos políticos. Después de tanto hacer, de pensar y de trabajar, es justo tener esta garantía. ¿Verdad que no es mucho pedir?

@Lilithglez

*La Articulista, es Egresada de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Actualmente es Consejera Política Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

 

 




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.