Óscar Sánchez Juárez golpea al PAN mexiquense

19 octubre 2015

Óscar_Sánchez_Juárez

La desesperación y la angustia han rebasado al líder del Partido Acción Nacional (PAN) en el Estado de México, y en vez de establecer estrategias sanas, hace todo al revés a tal grado que ni siquiera en Huixquilucan –de donde es oriundo- lo toman en serio.

De Óscar Sánchez Juárez queda casi nada, y para muestra basta observar lo que sucedió en la Asamblea Municipal de dicha localidad el pasado fin de semana. Las cosas son simples de explicar: se esperaban más de dos mil militantes en la Asamblea.

Solo llegaron 140 blanquiazules; ni el 10 por ciento de la militancia le respondió.

Esto hizo que el humo se le subiera a la cabeza a Sánchez Juárez y empezara a hablar pestes de renombrados panistas a nivel nacional y estatal, señalan quienes estuvieron muy cerca de él en la Asamblea.

Esto es la antítesis de un líder político.

¿Qué puede hacer Sánchez Juárez ante su caída estrepitosa? Simplemente retirarse dignamente, aceptar que su paso como líder del PAN mexiquense fue un fracaso total, y asumir que las nuevas generaciones vienen empujando fuerte y hay que abrirles paso incondicionalmente.

Paradójicamente, lo ocurrido en Huixquilucan parece ser el presagio del final político de Óscar Sánchez Juárez. Su prepotencia, arrogancia, necedad, y su poca inteligencia, le pusieron la soga al cuello.

El PAN en el Estado de México requiere a jóvenes con visión, propuestas y alternativas; las personalidades con mayor experiencia, tienen que comprometerse a ser consejeros de calidad no de cantidad. Hoy las oportunidades del blanquiazul para ganar la gubernatura mexiquense son más que reales.

Con personajes como Óscar Sánchez, las posibilidades se reducen a cero.

¿Verdad que sí es necesario un cambio radical?

La lógica no se presta para tanto análisis: el que falle, que se vaya.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.