Peña Nieto amenazó a Salinas de Gortari con encarcelar a su hijo Emiliano

10 marzo, 2018

Los momentos de tensión, preocupación y angustia, no han cesado en la residencia oficial de Los Pinos. Nunca antes, la casa presidencial había vivido circunstancias tan horrorosas y apocalípticas. No es para menos que el presidente Enrique Peña Nieto, esté preocupado al máximo. Las casi más convincentes hipótesis de que Andrés Manuel López Obrador, ganará la presidencia de la República, atormentan día y noche al esposo de Angélica Rivera.

Pero el que el Peje siga subiendo en las encuestas, es tan solo un episodio más dentro de la trama siniestra que acompaña día y noche a Peña Nieto.

Para muestra basta lo que publicó El Universal el lunes 5 de marzo.

En su leída columna Serpientes y Escaleras, el respetado periodista Salvador García Soto, publicó algo que muy pocos sabían, y que al interior de Los Pinos, se había guardado celosamente. Nadie hablaba del día en que estuvieron juntos Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray Caso y Carlos Salinas de Gortari.

El columnista detalló que Peña Nieto y Luis Videgaray planearon una eficaz estrategia para que Salinas de Gortari no tuviera ninguna intervención ni injerencia en la designación del candidato presidencial, tomando en cuenta que Claudia Ruiz Massieu –sobrina del presidente-, ya había tomado mucha fuerza dentro del Consejo Político Nacional del PRI.

Sin embargo, Salinas subestimó la inteligencia de Luis Videgaray, y el entonces Secretario de Hacienda, solo aplicó todo el poder político que tiene en sus manos, y mandó a investigar a Emiliano Salinas Occelli, primogénito del innombrable, y quien había realizado transferencias irregulares con su Asociación In Lak Ech.

Esto fue suficiente para que Salinas doblara las manos.

Esta jugada maestra también resultó una carambola, porque al mismo tiempo se envío un mensaje más que sádico hacia Ricardo Anaya Cortés, quien había elegido a Carlos Salinas de Gortari como su gurú principal, lo cual significaría el rompimiento total entre Peña Nieto y el ahora candidato presidencial blanquiazul.

Ahora se entiende el odio del gobierno peñista hacia Ricardo Anaya. Esta es la historia que se cuenta, porque la que no se escribe, es aún más detestable. Peña podrá parar a Anaya, ¿pero qué hará con López Obrador? Aún más, ¿qué hará con el mediocre de José Antonio Meade?

La presidencia huele a oposición…¡huyan corruptos!

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.