Peña Nieto, el desamor a México…

13 febrero, 2015

Enrique_Peña_NietoEsto es insoportable: pobreza, desempleo, corrupción, ladrones disfrazados de políticos, inseguridad, negligencia, mala administración, ingobernabilidad, economía deplorable, transas, transas y más transas.

Menos de tres años duró el matrimonio entre Enrique Peña Nieto y la sociedad mexicana.

Como toda relación de pareja, esto hubiera funcionado con honestidad, empeño, sinceridad, trabajo, fidelidad, unión incondicional a pesar de las difíciles circunstancias.

Pero el presidente de la República tomó este compromiso como uno más de sus pasatiempos, total ya casado y con bienes mancomunados lo demás es lo de menos, es lo que pensó (piensa) el Ejecutivo Federal.

La soberbia e ineptitud de Peña Nieto hizo que el amor se convirtiera al odio.

¿Quién le tiene un mínimo de respeto al presidente en estos momentos?

Bueno, ni sus amigos (gabinete) quieren estar con él ante su deteriorada imagen.

Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso, ya presentaron sus renuncias pero no fueron aceptadas. Imaginemos este caos: el secretario de Gobernación y el secretario de Hacienda y Crédito Público, ya le fueron a restregar en su cara a Enrique Peña que están hartos de él.

Esto sí supera a una película de terror.

Todos saben que en la vida real, las aventuras amorosas del Ejecutivo Federal están a la orden del día. Alguna vez él mismo declaró que entre sus miles y miles de defectos, destaca el ser infiel.

Lo que no calculó este ejemplar político, fue que su última conquista (México) lo iba a poner al borde del colapso.

México entero le está pidiendo al juez el divorcio necesario por abandono de hogar, violencia intrafamiliar, mentiras, y todo lo que tenga que ver con la irresponsabilidad de un individuo hacia su hogar.

Esto suena chistoso, pero lo que no causa ninguna gracia es el observar a miles de mujeres y hombres que ya no saben qué hacer ante la falta de alimentos en su casa. El ochenta por ciento de los mexicanos están a punto de morir de tanta angustia y preocupación.

Viéndolo bien, qué lindo sería ya no tener como presidente a Peña Nieto.

La decepción ya pasó a una gran preocupación social; el presidente no parece estar en las condiciones de salud más óptimas para conducir al país de manera responsable. Tal vez las sorpresas vengan muy pronto, porque la situación es insostenible.

Una cosa si es cierta: los mexicanos queremos la renuncia de Enrique Peña Nieto.

Y mientras canalizamos esta petición, ¡Feliz Día del Amor y la Amistad!

Por Luis Enrique Rocha ( @luis_journalist )

 




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.