Peña Nieto se arrodilló ante Aguiar Retes

6 abril 2017

enrique_peña_nieto

La desesperación llegó a la Residencia Oficial de Los Pinos, y el presidente de la República, está moviendo cielo, mar y tierra, por tratar de frenar la caída electoral de Alfredo del Mazo Maza, quien ya ha sido rebasado en todo los aspectos por las candidatas Josefina Vázquez Mota y Delfina Gómez Álvarez.

La angustia que vive Enrique Peña Nieto por la debacle de su #PRIMAZO, fue puntualmente señalada por el periodista Álvaro Delgado, quien describió a detalle, la manera en que el esposo de Angélica Rivera, trata de encontrar apoyos incluso celestiales, aunque sus rezos no tengan la fuerza que necesitan.

Álvaro Delgado, destaca que el Ejecutivo Federal, se reunió el viernes 31 de marzo en Los Pinos, con los obispos de Tlalnepantla, Toluca, Texcoco, Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli, Nezahualcóyotl, Ecatepec, Teotihuacán, Valle de Chalco, Tenancingo y Atlacomulco, con el fin de encontrar apoyo para la candidatura de Alfredo del Mazo.

La respuesta de la Iglesia Católica no se hizo esperar, y el mismo domingo 2 de abril, difundieron una devastadora editorial en el semanario Desde la Fe, donde criticaron duramente al gobierno de Eruviel Ávila Villegas, y señalaron al mandatario estatal de ser el principal responsable del clima de corrupción, impunidad e inseguridad que se vive en el Estado de México.

En resumen, los obispos hicieron caso omiso a la solicitud de Peña Nieto.

Sin embargo, lo que más llamó la atención en el texto de Álvaro Delgado, fue que al saludar Enrique Peña Nieto a los obispos, a cada uno les hizo reverencia; pero la reverencia rebasó todos los límites, cuando el mismo Peña Nieto se arrodilló y besó el anillo del poderosísimo cardenal Carlos Aguiar Retes, que cabe decir, fue uno de los pioneros del enlace matrimonial entre el presidente y la actriz Angélica Rivera.

Este hecho, humilla a la investidura presidencial y hace ver la manera en cómo la Iglesia tiene en sus manos a Enrique Peña Nieto, a pesar de que ha sido el mismo clero quien le ha declarado la guerra al gobierno federal, criticándolo a cada momento, especial por haber aplicado el gasolinazo.

Basándonos en los refranes populares, podemos decir que a Peña Nieto le salió el tiro por la culata, y que Alfredo del Mazo Maza, no ganará la gubernatura ni yendo a bailar a Chalma, a menos de que exista la seria posibilidad de que se cometa un enorme fraude de proporciones inimaginables, lo que ocasionaría momentos de gran tensión entre la población mexiquense.

Así las cosas con Enrique Peña Nieto.

Así las cosas con el presidente débil, frágil, manipulable.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.