Peña Nieto tiene que proteger a Sergio Aguayo

13 Julio 2016

Sergio_Aguayo

La libertad de expresión en México, sufrió una terrible estampida el día de hoy, luego de que el ex gobernador de Coahuila, demandara a uno de los intelectuales más respetados del país por un monto de 10 millones de pesos.

De esta forma, Humberto Moreira Valdés echa abajo el discurso de Enrique Peña Nieto referente a que su gobierno defendería las voces críticas, máxime cuando señalaran los casos de corrupción y abuso de poder.

Cabe señalar que el también articulista del diario Reforma e investigador del Colegio de México, difundió varios escritos referentes a la descomposición política durante la administración de Humberto Moreira.

Sin embargo, el ex gobernador y amigo personal de Peña Nieto, se sintió ofendido por Sergio Aguayo cuando este escribió en el Reforma lo siguiente: “Moreira es un político que desprende el hedor corrupto; que en el mejor de los escenarios fue omiso ante terribles violaciones a los derechos humanos cometidos en Coahuila, y que, finalmente, es un abanderado de la renombrada impunidad mexicana”.

Cabe destacar que Humberto Moreira fue detenido en Madrid, España, acusado de lavado de dinero, pero fue puesto en libertad gracias a la intermediación del gobierno mexicano –en especial de la Secretaría de Relaciones Exteriores y PGR-, quienes presionaron para traer a México a uno de los políticos más corruptos de los últimos años.

También es importante puntualizar, que los principales operadores de la organización criminal Los Zetas, declararon hace unos días en una corte estadounidense, que Moreira Valdés les había pedido cuatro millones de dólares con tal de estar protegidos en el estado de Coahuila.

La demanda hacia el escritor Sergio Aguayo, ya forma parte del negro historial político del PRI. En este sentido, vale recordar el asunto de Enrique Peña Nieto contra Carmen Aristegui, a quien quitó de la radio por haber filtrado el asunto de la Casa Blanca.

La periodista más importante de México, ventiló la forma en que Angélica Rivera –esposa del presidente-, adquirió esa mansión por un monto de 90 millones de pesos, lo que ocasionó un repudio generalizado.

De ese tremendo golpe político, no se ha recuperado Peña Nieto, quien ha visto caer su popularidad a niveles extremos, gracias a la incesante corrupción de su gobierno, y al enriquecimiento ilícito de la mayoría de los miembros del gabinete federal.

La demanda de Moreira a Sergio Aguayo, agrava la situación política de Enrique Peña Nieto, quien ha sido rebasado en todos los sentidos. Ahora, es necesario que el presidente haga valer su investidura, y defienda a las mujeres y hombres que han contribuido con su intelecto a formar una opinión crítica, objetiva y veraz en toda la sociedad.

(PyE)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.