Por sus frutos los conoceréis

13 abril 2017

En el ejercicio de las campañas electorales, se cometen cualquier cantidad de excesos al momento de proponer o prometer mejorías en la vida de la población, y el Estado de México no es la excepción. Hace algunos días Alfredo del Mazo anunciaba con bombo y platillo la creación de un programa llamado “salario rosa” para reconocer el trabajo doméstico que realizan millones de mujeres mexiquenses.

En teoría nadie podría estar en contra de semejante propuesta. Sin embargo en entrevista con René Delgado, director editorial de Reforma, Del Mazo reconoció que no sabe cuánto costaría la implementación de este programa ni la procedencia presupuestal de estos recursos (a partir del minuto 14), es decir dejó en evidencia que sólo se trata de una ocurrencia que suena bien para la campaña pero que carece de toda planeación.

De éste tema me ocuparé en una siguiente publicación, porque las mujeres de nuestro estado merecen más que ocurrencias.

Pero éste no es el único caso de los excesos que se dan en campaña, desde muy temprano el proceso electoral trajo a la mesa del debate un tema -que por ser sentido entre la población-, fue objeto de un constante manoseo entre los actores políticos del estado y de todo el país: el financiamiento a la campaña para renovar al Ejecutivo estatal.

Vimos desfilar por este tema a dirigentes partidarios, a representantes ante órganos electorales, a candidatos, en fin todo mundo opinando y usando un reluciente traje de austeridad. Pero un actor estuvo ausente, un actor que en realidad es el protagonista de esta trama, uno del que se espera una posición y explicación: el Poder Legislativo del Estado de México.

Por supuesto, no podemos pensar que un buen día amaneció sin la intervención de la mano del hombre o mujer, los topes de gastos de campaña o el financiamiento a los órganos electorales para “organizar” la elección. No. Esto es parte de un proceso deliberativo donde MORENA ha levantado la voz, y ha señalado que la simulación de democracia que se vive en el país y en el estado, no sólo es de pésima calidad sino extremadamente cara.

La ciudadanía del Estado de México, no sólo está cansada de tanto despilfarro, también está cansada de que el mal generado por la clase política tradicional, después sea usado para que esta misma ofrezca una solución, una reducción en los gastos como un gran favor a la población. La gente, los ciudadanos están cansados también de que todo sea discurso.

No tenemos que esperar a que culmine la campaña o a conocer el resultado de la elección, para develar las verdaderas intenciones de los partidos con la población. Sometámonos hoy al escrutinio público.

El pasado 10 de abril entregué al grupo parlamentario de MORENA en el Estado de México, una iniciativa de ley para reducir al 50% el financiamiento a la campaña para renovar al Ejecutivo del Estado. Para que este furor de austeridad, tan llevado y traído vaya más allá del discurso, elevemos a rango de ley el sentir ciudadano, cumplamos con el fin último de la representación popular, plasmemos en ley lo que la gente quiere.

Estoy convencido de que ésta iniciativa, contará con el respaldo de todos los grupos parlamentarios y por ende con su voto a favor, pues todos los partidos políticos manifestaron públicamente su respaldo a esta propuesta. Existe incluso una carta compromiso firmada por todos los partidos políticos con representación ante el Instituto Electoral del Estado de México.

Está ahí la invitación y por qué no decirlo, está ahí el reto. De no concretarse ésta ley, de no materializarse, entonces podremos decir, “por sus HECHOS los conoceréis”.

*Artículo de opinión de @_marco_ramirez diputado local por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el Estado de México




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.