Posible, resucitar muertos en 30 años

4 diciembre 2015

Espiritu

La tecnología no solo ha rebasado la vida actual de todos los seres humanos, sino que ahora se apresta a comenzar un proyecto que dejaría a un lado cualquier tipo de creencia religiosa respecto a si en realidad las personas cuando mueren tienen asegurado un paraíso o un infierno.

Pero en cualquiera de los dos casos, la persona fallecida regresaría otra vez al mundo terrenal, a través del almacenamiento de los recuerdos y al uso de la inteligencia artificial. El proyecto podría concretarse para el año 2045.

La empresa Humai está decidida a almacenar los estilos de conversación, patrones de comportamiento, los procesos de pensamiento e información acerca de cómo funciona el cuerpo, todo esto en un chip de silicio.

El portal  IFL Science difunde declaraciones del fundador de Humai, Josh Bocanegra, quien tiene contemplado resucitar al primer ser humano en 30 años. Esto se lograría aplicando la tecnología criónica para congelar y almacenar un cerebro después de la muerte.

“Algún día la muerte podrá ser opcional”, afirmó el científico.

Cabe puntualizar que por siglos, generaciones enteras han debatido el tema de la vida y la muerte. Las religiones han señalado que para los seres humanos hay un premio o un castigo según sus actos realizados en este planeta.

El mismo cristianismo hace énfasis en lo escrito en la Biblia, donde el Nuevo Testamento describe cómo Jesús de Nazaret resucitó de entre los muertos a su amigo Lázaro a quien amaba como un hermano.

Este hecho fue algo milagroso para miles de judíos.

Sin embargo, hoy día la ciencia ya puede elegir incluso el sexo del bebé.

En resumen, lo que antes podíamos ver en películas o en series de ciencia ficción podrá hacerse realidad en unos años más. La iglesia y la ciencia están a punto de entrar al mayor debate generado en todos los tiempos: ¿dónde quedaría la religión en caso de que se pudiera resucitar a un ser humano?

(PyE)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.