Reclamo de todo México a López Obrador: Romero Deschamps tiene que ir a la cárcel

16 octubre, 2019

La era maldita de la corrupción, ha sufrido una de sus caídas más importantes de toda la historia. El miércoles 16 de octubre de 2019, será recordado como uno de los días más felices para todos los mexicanos, pues se derrumbó el líder petrolero Carlos Romero Deschamps.

Después de saquear las arcas de la nación por 26 años, Romero Deschamps hereda su cargo -como Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM)- a Manuel Limón, otro cómplice de la corrupción.

En la asamblea extraordinaria -a la que fueron convocados dirigentes de las 36 Secciones del gremio petrolero y los comisionados sindicales-, Romero Deschamps presentó su renuncia, después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunciara que el líder petrolero es investigado por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Manuel Limón, es diputado plurinominal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por Veracruz, y se desempeñaba como Secretario del Interior, Actas y Acuerdos del Sindicato petrolero. Es operador de Romero Deschamps, y fue tesorero del gremio de 2007 a 2018.

Carlos Romero Deschamps es una de las peores lacras nacidas del PRI.

La fortuna del líder sindical podría rebasar los mil millones de dólares, y todo este tesoro económico, fue gracias a la corrupción que generó al interior de Petróleos Mexicanos (PEMEX). Sin embargo, fue arropado por las presidencias de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto.

Pero según la Ley de la Física, todo lo que sube tiene que caer, y hoy Romero Deschamps está viviendo el infierno que les espera a los políticos corruptos: el desprecio de toda la gente, y las posibles traiciones de sus mejores amigos y aliados, quienes pronto le darán la espalda con tal de salvar su pellejo.

Carlos Romero tiene que vivir sus últimos días en una cárcel de máxima seguridad. No solo tiene que ser encarcelado porque se lo merece, sino porque todo México lo exige. López Obrador ya dio el primer paso; enviar a prisión a Romero Deschamps, será lo más fácil.

Hoy todo México puede festejar: el líder petrolero está más muerto que vivo.

Bendito sea Dios.

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.