Ríos de sangre inundan a Veracruz

16 febrero, 2019
El gobernador de Veracruz

El brutal asesinato de la empresaria Susana Carrera, dejó sin aliento a todo el país, sobre todo al estado de Veracruz. La forma en que fue secuestrada y asesinada la emprendedora mujer, solo mostró la locura del crimen organizado en su máxima expresión.

Esta grave situación de inseguridad, está colapsando al gobernador Cutiláhuac García Jiménez, quien no da una en el breve tiempo que tiene como mandatario estatal. Aún recordamos cuando García Jiménez prometía en campaña acabar con el crimen.

Los veracruzanos le dieron la confianza…pero él ha traicionado esa confianza.

Los municipios de Acayucan, Alvarado, Atoyac, Boca del Río, Carrillo Puerto, Catemaco, Coatzacoalcos, Córdoba, Minatitlán, Orizaba, San Andrés Tuxtla, Tecolutla, Tuxpán, por mencionar a los más importantes, están siendo gobernados por los grupos criminales.

En esos lugares, la única ley que se respeta es la de los narcotraficantes.

Cada día se encuentran personas asesinadas a sangre fría o se sabe de secuestros, desapariciones y extorsiones. Los alcaldes poco pueden hacer o están inmiscuidos con los cárteles. El Ejército ya no es respetado ni temido por nadie.

¿Qué piensa hacer Cuitláhuac García ante los ríos de sangre que inundan a Veracruz?

Hoy día, Veracruz es la capital de la ingobernabilidad.

García Jiménez llegó a la gubernatura, gracias al tsunami político llamado Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, en estos momentos, los dos personajes están decepcionando a toda una comunidad arrepentida de haber votado por ellos.

La Cuarta Transformación se cae en pedazos.

Esperemos que Veracruz recupere la tranquilidad y la paz que lo caracterizaba.

Cutiláhuac tiene que actuar inmediatamente, y si no puede, que renuncie.

Editorial




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.