San Mateo Atenco, la tumba de Ruiz Esparza

19 julio 2017

El rumor sobre la próxima destitución del Secretario de Comunicaciones y Transportes, podría ser tomado ya como un hecho irreversible, toda vez que el socavón que provocó la muerte de dos personas en Cuernavaca, dejó totalmente indefenso a uno de los incondicionales del presidente Enrique Peña Nieto.

Pero como solo faltaba que alguien le echara tierra a la tumba política de Gerardo Ruiz Esparza, fueron los mismos ejidatarios de San Mateo Atenco (Estado de México), quienes se ofrecieron voluntariamente para ser parte del funeral del corrupto funcionario público.

Basta señalar que el escándalo del socavón en Cuernavaca, podría quedarse corto en comparación al trato que han recibido los campesinos mexiquenses por parte de Ruiz Esparza. Es tan grave el asunto, que si Peña Nieto no corre a patadas al titular de la SCT, entonces será el mismo presidente quien quede como cómplice de un hecho con tintes criminales.

La historia es tan despiadada, que se enchina la piel de solo narrarla: la famosa construcción del Tren Interurbano México–Toluca, no ha sido miel sobre hojuelas, sino todo lo contrario, ya que para cumplir con el caprichito de Peña Nieto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, no se tentó tantito el corazón para expropiar los terrenos de cientos de ejidatarios.

Para mala fortuna de estas personas, tuvieron que soportar las falsas promesas de Gerardo Ruiz Esparza, quien juró por todos los cielos, que el gobierno les iba a pagar hasta el último centavo del valor de sus terrenos. Ha pasado el tiempo, y los ejidatarios no han visto un solo peso de la administración de Peña Nieto.

El asunto no es menor, estamos hablando de 10 hectáreas de cultivo, que resultaron afectadas por la empresa encargada de construir el Tren Interurbano México-Toluca. Esta irresponsabilidad, ha generado que cientos de familias hayan quedado en la ruina total.

Los ejidatarios de San Mateo Atenco, se quedaron sin tierras, sin dinero, sin nada.

Después de conocer este caso, ¿cómo es posible que Enrique Peña Nieto siga manteniendo en su lugar a Gerardo Ruiz Esparza, a pesar de saber su lado corrupto, inservible y nefasto? ¿Qué otra estupidez mayor tiene que hacer el Secretario de Comunicaciones y Transportes, para que ahora sí lo saquen a patadas?

Esta es la historia de corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Esta es la historia de un presidente tan inservible como sus propios funcionarios.

¿Alguien votará por el PRI en 2018?

¡Nosotros tampoco!

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.