¡Santo Niño Huachicolero!

21 enero, 2019

La imaginación y la ocurrencia del mexicano no tiene límite, pues ahora que se ha desatado el auge por el desabasto de gasolina, robo de combustible y el combate al huachicoileo, no faltó quien creara una nueva forma de adoración pagana, con tal de ganarse unos pesos y burlarse de quienes ahora sufren la pérdida de un familiar.

En su edición digital del 21 de enero, la revista Proceso difunde el trabajo de Rodrigo Vera, quien entrevistó a Hugo Valdemar -canónigo penitenciario de la Arquidiócesis de México-, el cual reprueba por completo, cualquier práctica que eleve a rango de divinidad al llamado Santo Niño Huachicolero.

Valdemar indica que esta puede ser una “práctica supersticiosa” y contraria al mandamiento del “no robarás”. Cabe señalar que el culto a esta falsa deidad, surgió en Puebla y empieza a extenderse entre los huachicoleros de otros estados del país.

La Iglesia Católica censura totalmente el culto al Santo Niño Huachicolero, ya que es un práctica supersticiosa producto de la ignorancia y da la mala formación cristiana de las personas que lo veneran.

“Este culto empieza a crear una especie de patronazgo de la delincuencia, porque su trasfondo es creer que hay protección divina para hacer el mal, en este caso concreto para robar gasolina”, enfatizó el religioso.

Puntualizó que la veneración al Santo Niño Huachicolero es todavía “más grave” que el culto a la Santa Muerte o al delincuente sinaloense Jesús Malverde, pues en estos dos –con arraigo también entre la delincuencia—no son imágenes sagradas las que se veneran.

Esta forma de adoración, muestra una vez más, que diversos líderes de la sociedad mexicana, se aprovechan del dolor, llanto y angustia que viven cientos de familias que han enterrado a sus seres queridos por intentar robar combustibles de los ductos y tomas clandestinas de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El Santo Niño Huachicolero…lo que nos faltaba.

Política y Estilo




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.