Se desangra Cuautitlán Izcalli; Víctor Estrada Garibay, colapsa al municipio

25 julio, 2018
El alcalde izcallense recibe Honoris Causa por su “excelente desempeño”

La tarde del 24 de julio, el municipio 121 vivió un momento sumamente trágico, luego de que una pareja fuera atacada por un grupo de vándalos en el Paseo Juan Pablo II, ubicado en el turístico Espejo de Los Lirios.

Según testigos, la banda delincuencial iba inhalando solventes, y trataron de agredir sexualmente a la mujer. El joven defendió a su novia y se rehusó a ser asaltado. Los drogadictos apuñalaron al novio dejándolo gravemente herido.

La gente que pasaba por el lugar llamó a Protección Civil del Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli, sin que obtuviera respuesta alguna. Nadie atendió el llamado en la dependencia municipal, mucho menos la emergencia. La Cruz Roja fue la única que llegó al lugar después de 40 minutos.

El joven murió minutos después.

Este hecho, desprendió lo que realmente pasa en Protección Civil de Cuautitlán Izcalli. Esta oficina dirigida por Martín Castañón Vargas, se ha convertido en parte de las grandes transas que se hacen con el consentimiento del alcalde Víctor Estrada Garibay.

Gente cercana a la oficina de la presidencia municipal, y varios empresarios izcallenses, han señalado a Política y Estilo, que Castañón vargas obliga a los inversionistas a pagar más de 50 mil pesos para darles el visto bueno en Protección Civil, aún cuando la empresa tenga todos los documentos en orden.

Esto tendría sentido si el gobierno izcallense tuviera varias ambulancias para atender a la población en casos de emergencia. La situación es que no existe una sola ambulancia para acudir a llamados de auxilio, y la única que hay, sirve para estar en los eventos de Estrada Garibay, ya que el alcalde pide que acordonen toda la zona donde estará, esto con el fin de no ser molestado por las quejas de los vecinos.

En pocas palabras, tanto Protección Civil como la policía izcallense, son más extorsionadores que servidores públicos. En el municipio 121 todos los funcionarios roban al por mayor, sin que nadie pueda detener a los políticos convertidos en auténticos buitres.

Izcalli se desangra, y el gobernador Alfredo del Mazo no hace nada por impedirlo.

Víctor Estrada Garibay, necesita ser investigado penalmente.

Ricardo Núñez Ayala tiene la obligación de abrir el expediente.

Editorial




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Antonio Caballero

Una pregunta. Soy de bomberos. Y seguros que llegó la cruz roja. Nosotros fuimos la única ambulancia en llegar. No nos hablaron. Después de 20 min.