Se desploma Alfredo del Mazo Maza

20 noviembre 2017

Han pasado solo dos meses de la toma de protesta del nuevo gobernador del Estado de México, y ya existen indicios de una probable incapacidad política por parte del primo hermano del presidente Enrique Peña Nieto.

Cuando millones de mexiquenses pensaban que no podía haber nada peor que el gobierno de Eruviel Ávila Villegas, la sorpresa ha sido mayúscula, cuando se conocen hechos por demás deplorables y preocupantes para la ciudadanía.

Tres han sido los descalabros que le han causado heridas políticas graves a Alfredo del Mazo Maza. Primero, debemos destacar la violencia y la rebelión en los penales estatales, dejando a Maribel Cervantes Guerrero –titular de la Secretaría de Seguridad-, como una mujer sin fuerza ni visión, para hacer frente a la delincuencia organizada.

Segundo, la terrible falta de oficio en la Secretaría de Movilidad, donde los grandes líderes del transporte público, piden a gritos la renuncia de Raymundo Martínez Carbajal, quien no sabe controlar la grilla al interior de dicha dependencia, mucho menos generar un diálogo con los transportistas.

El tercer punto es el más crítico de todos.

El asesinato a sangre fría del vicepresidente de Televisa, Adolfo Lagos Espinosa, puso en predicamento al mismo Alfredo del Mazo Maza, así como a Sergio Alejandro Ozuna Rivero –secretario general de Gobierno-, quienes no han hecho absolutamente nada por hacer descender los niveles de criminalidad en los que se encuentra el Estado de México.

Todos pensamos lo mismo, cuando se dio la noticia del fallecimiento del también director de Izzi: si esto le pasó a uno de los empresarios más importantes a nivel nacional, qué será de los ciudadanos comunes que van al trabajo o a la escuela, sabiendo que en el transporte público o en cualquier lugar, serán víctimas de la delincuencia, sin que el gobernador haga nada por ellos, ni siquiera mandar un tuit de indignación.

Mal, muy mal Alfredo del Mazo Maza al inicio de su gestión.

El mandatario estatal no tiene equipo, ni fuerza política, ni capacidad, ni visión.

El Estado de México se desploma, y el gobernador también.

¿Qué otra catástrofe mayor le depara a los mexiquenses?

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.