SEMANA SANTA. Domingo de Ramos…(o la Cueva de Ladrones).

17 abril, 2011

A partir del estudio bíblico, se desprenden cosas curiosas del festejado “Domingo de Ramos”. Los evangelios –Mateo, Marcos, Lucas y Juan– relatan casi de manera idéntica la forma en que Jesús de Nazareth entró a Jerusalén, considerando que su fama de gran profeta se había extendido por todo Israel. La multitud, cuentan los Evangelios, dejó sentir toda su fe, amor y admiración ante el personaje que cambió el rumbo de la historia de la humanidad.

Teniendo como base la revelación presentada al profeta Zacarías, que casi dos mil años antes narró la entrada triunfal de Jesús, los discípulos –que cabe aquí mencionar, carecían de un profundo conocimiento de las escrituras sagradas- se dieron prisa para cumplir con las indicaciones del Hijo de Dios.

A lo largo de su vida, Jesús cumplió a cabalidad lo que los profetas habían escrito sobre él, y esta vez no fue la excepción. La visión que tuvo Zacarías, fue que el Nazareno entraba a Jerusalén, montado en un asno, simbolizando de esta forma una total humildad ante la grandeza de su propio ser.

Después de que los judíos lanzaban enramadas al paso de Jesús, uno podría pensar que comenzaba toda una fiesta sobre dichos acontecimientos, lo cual no fue así. Se dice que momentos después de su arribo, una de las primeras cosas que hizo Jesús, fue desalojar a los mercaderes que estaban vendiendo en el templo. “Mi casa, es casa de oración; más ustedes la han convertido en cueva de ladrones”, exclamó.

Y hasta aquí dejamos la crónica bíblica, para aterrizar a la verdadera cueva de ladrones. ¿Qué pensarán los cardenales Onésimo Cepeda y Norberto Rivera Carrera, cuando leen este pasaje a sus miles de fieles? ¿No se les enchinará la piel? ¿No se sangrarán un poquito la lengua? Seguro estoy, de que en estos tiempos, si Jesús estuviera entrando triunfalmente a nuestro país, a los primeros que echaría sería a estos terribles personajes de la grey católica.

Para justificar el escrito, cabe una comparación: ante la muerte de Samuel Ruiz, obispo de Chiapas, toda la comunidad indígena le lloró varios días. A Onésimo Cepeda, lo acusan de fraude por millones de dólares; y a Norberto Rivera Carrera, lo señalan como encubridor de curas pederastas.

¿Qué enseñanza podrían dar los cardenales, en este Domingo de Ramos? ¿Hablarían de humildad, cuando cada uno de ellos viaja en automóviles Mercedes Benz blindados? Del Papa Benedicto XVI, hablaremos en otra ocasión, dentro del tema de los excesos eclesiásticos.

Este “Domingo de Ramos”, es triste decirlo, no hay personaje con alta calidad moral que deseche a todas las “Cuevas de Ladrones” que nos rondan día a día. Y no le doy la exclusividad de este tema a la Iglesia Católica; también hay una Iglesia Protestante que si bien no incurre en delitos tan abominables, tiene un mayor error: quedarse callada, ser pasmada, no tener el valor de señalar con la palabra de Dios, a quienes incurren en faltas de todo tipo.

En estos momentos, nuestra alma está sin sentido, nuestro corazón se siente débil, nuestro pensamiento es nulo, y esto es porque a nuestro México le ha mutilado la esperanza de creer en alguien. Jesús ya está en el cielo. Tal vez, siento que se equivocó de época, porque hoy más que nunca necesitamos de su prédica.

Pero tal vez, el equivocado soy yo, porque no sé de qué forma tan vil y despiadada, hubiéramos matado a aquel que seguramente nos hubiera dicho: “Ama a tu enemigo”. Hoy, con esta reflexión, le doy la bienvenida a la “Semana Santa”. (Por Luis Enrique Rocha)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

Guillermo Wulschner

Los excesos del “millonario” Onésimo Cepeda, basta recordar sus “fiestas de cumpleaños”, con sus invitados especiales (los altos -no de tamaño- empresarios, los políticos más importantes -no importa de que partido- y los y las artistas de moda), sin permitir que se acerquen a menos de una cuadra sus fieles católicos “pueblerinos” de Ecatepec), pero eso sí protegido todo el rumbo donde se efectua la fiesta, nasda menos y nada más que por la policía de Ecatepec, además de los federales.- BRAVO por esas grandes muestras de HUMILDAD de ese “SIERVO” de DIOS.- !!!!!!!!!!!!!!