“Siempre le pregunto a Osorio Chong si tiene bien vigilado al Chapo”: Peña Nieto

13 julio 2015

Osorio_Chong_Peña_Nieto_Chapo_Guzmán

El presidente de la República estaba muy feliz a principios de 2014; no podía ocultar su satisfacción de haber atrapado, durante su gestión, al narcotraficante más buscado en todo el mundo. Decenas de periodistas nacionales y extranjeros, desfilaban en Los Pinos, buscando la frase de oro que enriqueciera su reporte ante tal captura.

La cadena hispana más influyente de Estados Unidos, Univisión, fue la que consiguió atrapar las palabras exactas de Enrique Peña Nieto, las cuales a un año de distancia, se han convertido en su principal enemigo.

Dice el sabio refrán: “uno es dueño de su silencio, y esclavo de sus palabras”.

Para mala fortuna de Peña, él no sabe de refranes, dichos, filosofías, pensamientos, o de algo que nutra su minúscula capacidad intelectual; el mandatario federal, ha demostrado una vez más, que lo de él ( y lo de la Gaviota), son los viajes al extranjero, las compras millonarias, los lujos excesivos, la riqueza que lastima a todo un país.

Días después de la captura del Chapo Guzmán en 2014, el periodista Leon Krauze, tuvo una plática con el presidente de México, y como Peña no es muy dado a reaccionar de manera inteligente, respondió a una pregunta que resulta clave en estos momentos de total ingobernabilidad.

“¿Usted se compromete a que el Chapo no se volverá a fugar?”, soltó Krauze ante la sorpresa del entrevistado. Enrique Peña, contestó: “Sería imperdonable que esto sucediera. Todos los días le pregunto a Osorio Chong, ‘¿lo tienes bien vigilado?’, porque esta es una responsabilidad que tiene a cuestas el gobierno de la República”, puntualizó.

Después de la fuga de Joaquín Guzmán Loera del “penal de máxima seguridad del Altiplano”, solo quedan dos opciones políticas que se tienen que resolver inmediatamente: o renuncia Peña Nieto a la Presidencia de la República, o dimite Miguel Ángel Osorio Chong como Secretario de Gobernación., y con él todo el gabinete de seguridad.

Al menos aquí, la lógica tiene que imperar.

Repetimos la respuesta del presidente ante el cuestionamiento de Leon Krauze: “Sería imperdonable que el Chapo Guzmán se pudiera escapar una vez más”.

¿Alguien duda de que tenemos a un mandatario débil y mentiroso?

Lo realmente imperdonable, es que tengamos en la silla presidencial a Enrique Peña Nieto.

Imperdonable, es que lo sigamos llamando “presidente”.

Imperdonable, es que los mexicanos no hayamos tomado la decisión de mandarlo al carajo.

Imperdonable, es que Angélica Rivera nos siga ofendiendo.

El Chapo se burló de Peña Nieto, ¿cómo se repondrá el presidente?

Por Luis Enrique Rocha @luis_journalists




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.