Soy la Dueña

5 Diciembre 2016

soy_la_duena_sanjuana_martinez

El reciente lanzamiento editorial de Sanjuana Martínez, solo puede dejarnos en claro una cosa: Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, han inaugurado una nueva era. A partir de estos momentos, la generación actual y venidera, podrá debatir sobre el enriquecimiento ilícito y el abuso de poder, tomando en cuenta un a.C. y un d.C (antes de la Corrupción y un después de la Corrupción de la familia Peña Rivera).

Soy la Dueña, magistralmente redactado por Sanjuana Martínez -que es la antítesis del chayote, la mafia periodística y la compra de conciencias-, es un best seller que tendrá que ser guardado en una cápsula del tiempo, para que dentro de 100 años, los futuros presidentes comprendan que el casarse con una actriz de media categoría puede resultar fatal.

Leo el libro, y no puedo dejar de sentir asco y náuseas.

soy_la_duena_sanjuana_martinez_Esto no es exclusivo de un servidor, porque estoy seguro de que todos los que hayan leído dicho material, también habrán sentido la misma rabia y coraje, de solo saber a quién le dio tanto poder y riqueza, Enrique Peña Nieto.

Soy la Dueña, también debe de servir para los futuros publicistas, ya que Angélica Rivera es el claro ejemplo de cómo un concepto comunicacional, se puede derrumbar por el desorden mental de alguien que trabajaba para sostener a toda su familia, y que de repente se sacó la lotería mundial, gracias a sus mínimos oficios como actriz de telenovelas de quinta.

Comparto una visión que he vivido en mis 43 años de vida: he tenido la fortuna de conocer a mujeres empresarias, ejecutivas, académicas, investigadoras; dominadoras de los idiomas español, inglés, francés, alemán, italiano, chino, ruso; con amplios conocimientos del arte y la cultura, con visión de primer mundo; hermosas en los físico, intelectual y espiritual.

Es ahí donde me pregunto, ¿cómo fue posible que Enrique Peña Nieto eligiera como esposa a una mujer que no está apta ya no para armar un discurso político, sino para fingir las miles de mentiras que dijo respecto a la Casa Blanca y a sus propiedades en Miami?

Es decir, los cursos de actuación en Televisa, ni siquiera rindieron frutos.

El hecho de que Peña Nieto no hubiera querido a una mujer de gran intelecto, se entiende en estos momentos. Solo una mujer inculta y ambiciosa, puede estar al lado de un presidente ignorante como el que tenemos los mexicanos.

Sanjuana Martínez es una escritora respetable, preparada, que justifica cada uno de sus escritos con testimonios tangibles. La verdad de Angélica Rivera, no puede encontrarse en las revistas Hola o Quién. La verdad de la Gaviota, está en los archivos clasificados de Televisa, o en algún rincón de los exclusivos departamentos de Miami.

En poco tiempo terminará el mandato de Enrique Peña Nieto y el reinado de Angélica Rivera. En poco tiempo, la sociedad y los políticos –incluidos los del PRI-, no tendrán un mínimo de misericordia hacia la pareja presidencial.

En poco tiempo, Peña y la Gaviota, estarán separados.

No sabemos si por falta de amor, o porque serán prófugos de la justicia.

Sanjuana Martínez, es la periodista crítica, honesta y veraz, que anhela toda sociedad pensante e inteligente. Sin embargo, ahora también la tendremos como la biógrafa que jamás imaginó tener la Gaviota.

Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera marcan un antes y un después de la corrupción.

Gracias por tu libro, Sanjuana.

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.