SSA. México, ya cuenta con un Laboratorio de Bioseguridad Nivel 3.

10 mayo 2010

México cuenta con un laboratorio de Bioseguridad nivel 3, con capacidad para detectar a tiempo enfermedades emergentes o por liberación intencional, permitiendo que este tipo de trabajo que se realiza en nuestro país sea equiparable al de naciones desarrolladas.

Así lo dio a conocer la directora general del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), Celia Alpuche Aranda, durante un recorrido por las instalaciones de esta unidad, quien precisó que de esta manera México está listo para enfrentar cualquier patógeno.

Dijo que en el laboratorio BSL3 se realizarán diagnósticos más rápidos con técnicas estandarizadas internacionales para la detección efectiva y oportuna de enfermedades emergentes y las derivadas del bioterrorismo.

Con ello, México adquiere credibilidad internacional por los controles de calidad que maneja, además, se cumple el compromiso establecido dentro de la Iniciativa de Alianza para la Seguridad y Prosperidad para América del Norte, y es el primer paso para la modernización del Sistema de Vigilancia Epidemiológica.

Así, nuestro país se integra a la Red Internacional de Laboratorios de Respuesta coordinados por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de los Estados Unidos.

Está diseñado para el manejo seguro de agentes biológicos como Brusella, Virus de la Fiebre del Valle Rift, Encefalitis, Equina Venezolana, Ántrax y Tularemia, tuberculosis e influenza.

Además cuenta con un código de prácticas donde se establecen las condiciones de ingreso, equipo de protección del personal y respiratorio; para acceder se requiere huella digital y únicamente puede entrar quien cumpla con las acreditaciones técnicas para el manejo de los equipos.

Señaló que incluye un diseño especial e instalaciones para la contención de patógenos altamente infecciosos, sistemas de puertas interbloqueadas (como las que hay en los bancos), ventanas selladas o en su defecto, ausencia de éstas, cristales resistentes a roturas, equipos de contención y autoclaves.

Celia Alpuche resaltó que la creación del BSL3 contó con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), de los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta, de los Institutos Nacionales de los Estados Unidos y de la Agencia de Salud Pública de Canadá.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.