UNAM. Rinden Homenaje a José Emilio Pacheco y a Mario Vargas Llosa, en la Sala Nezahualcóyotl.

25 septiembre, 2010

La Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, recibió a los escritores José Emilio Pacheco y Mario Vargas Llosa, celebrando de esta manera la investidura de ambos como doctores honoris causa por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde el autor de Batallas en el Desierto, habló sobre la crisis que enfrenta la capital del país; “es impensable el horror de hoy, no tengo fuerza ni conocimientos para enfrentarlo”, dijo.

En una charla con Ignacio Solares, director de la Revista de la Universidad, reconoció que ya no ama a la Ciudad de México, pues hoy se vive en ella un horror que hace ver el pasado como un edén y un paraíso. Cercano a la poesía desde su niñez, Pacheco aseguró que ese tipo de literatura no es un don de seres especiales. “Un niño o una niña descubre que la poesía tiene una función, que las palabras cantan, bailan, riman; por eso, desde pequeño, me gustaba oír las palabras. Con gran asombro descubrí que podemos hacer una palabra rítmica y rimada”, señaló.

Por su parte,  Mario Vargas Llosa, sostuvo un diálogo con Sealtiel Alatriste, Coordinador de Difusión Cultural, donde manifestó  que entre la generación de los años 60, y la actual, ha habido demasiadas transformaciones, tanto en el ámbito cultural como en el de las referencias en la materia. Así mismo, afirmó que hoy en día se lee más de lo que se hacía en la América Latina de hace 50 años, pero al mismo tiempo, los valores culturales han sufrido un cambio muy profundo, consideró.

“Mientras los jóvenes lectores buscan una literatura fundamentalmente divertida y entretenida, hace medio siglo demandaban una literatura problemática, que de alguna manera llenara los vacíos de información sobre los conflictos social, político, cívico y cultural”, indicó.




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.

*Andy*

Hermosa Nota, Que Maravilla escucharlos