Vargas del Villar hace resurgir la política social

13 Octubre 2016

enrique_vargas_del_villar

La educación pública en Huixquilucan, ha tenido un gran avance a partir de que el gobierno municipal panista, logró encausar eficaces mecanismos de proyección en la obra pública y desarrollo social.

Nunca antes la localidad había contado con planes de trascendencia que abarcaran los rubros de mejoramiento de espacios educativos, pavimentación y bacheo.

Bajo el mando de Enrique Vargas del Villar, todo es diferente: escuelas dignas y con mayor infraestructura, mejores caminos y vialidades, alumbrado en colonias donde no existía este servicio, eficiente seguridad en la zona popular y residencial, asistencia de primer nivel a sectores vulnerables.

Es decir, en 10 meses de gestión, Huixquilucan ha transitado de la opacidad al protagonismo a nivel nacional, considerando que calificadoras financieras y ciudadanas, ubican al municipio como uno de los más importantes en materia de responsabilidad gubernamental, honestidad y transparencia.

Para ejemplo tenemos a la comunidad de San Fernando, la cual no contó con ningún tipo de apoyo gubernamental por décadas; hoy día, su Escuela Primaria “Adolfo López Mateos”, ya cuenta con techumbre; asimismo, se han rehabilitado los deportivos, los jardines de niños y las instalaciones del Sistema Municipal DIF.

Aunado a esos beneficios, también la ciudadanía contará con una alberca olímpica, la cual tiene como principal finalidad el impulsar a los niños y jóvenes a que practiquen el deporte, cuenten con una disciplina, y se alejen de cualquier tipo de adicción.

Esta sí es una auténtica y palpable política social.

Los datos y números también son destacables: tan solo en este año, la administración panista municipal, tiene previsto destinar 500 millones de pesos en obras. Esta cantidad dista mucho de las cifras que se manejó en el anterior gobierno priista, donde solo se invirtieron 40 millones de pesos.

De esta manera, el trabajo de Enrique Vargas del Villar puede calificarse como excelente, tomando en cuenta que trabaja de manera loable en las zonas más vulnerables del municipio, y esto también es parte de una ideología progresista.

Huixquilucan es un ejemplo a nivel nacional.

Es tiempo de que varios municipios retomen este exitoso esquema social.

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.