Apoya la UNAM, a personas víctimas de la delincuencia

23 junio 2014

UNAM

*La gente expuesta a situaciones difíciles, experimentan ansiedad y descontrol.

La Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, ofrece terapia intensiva para aquellas personas que han sufrido asaltos violentos y secuestros exprés, considerando que el miedo, la ansiedad, la vulnerabilidad y el descontrol, que experimentan por estas situaciones, puede prolongarse por varios periodos.

En un lapso de 12 a 16 sesiones semanales de una hora, se ayuda a las personas a manejar la ansiedad y el miedo, para que puedan controlar esas emociones y seguir adelante con su vida cotidiana. Este modelo científico, ha sido adaptado a la población mexicana, inscrito dentro de la terapia cognitiva-conductual.

El proyecto, es avalado por la Asociación Americana de Psicología.

De esta manera, Georgina Cárdenas López -académica de la FP- ofrece una alternativa que combina las sesiones personales con la terapia de exposición, en la que el paciente interactúa con un ambiente/escenario de realidad virtual, donde ocurren sucesos como los referidos como parte del tratamiento.

Este método –en el que el paciente utiliza lentes de tercera dimensión para realizar una inmersión en ese ambiente/escenario, que es acompañado por el terapeuta– ayuda a manejar la ansiedad y el miedo que se presentan ante el evento, pero en una atmósfera controlada, de seguridad y confianza, relató la doctora en psicología, con 40 años de labor académica en la UNAM.

El 30 por ciento de la población es vulnerable y no logra superar el evento incluso tres meses después de ocurrido; el resto (70 por ciento) tiene resiliencia, es decir, capacidad para sobreponerse a la experiencia negativa y adaptarse a la vida cotidiana.

El estrés agudo tiene la misma sintomatología y después de un mes se continúa con recuerdos espontáneos incontrolables que ocasionan una reacción de miedo, acompañada de taquicardia, alteración respiratoria, sudoración y mayor tono muscular.

En los ambientes de realidad virtual/modelos gráficos tridimensionales que aplica en las terapias –realizados con apoyo de expertos de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación (DGTIC)– se muestran ejemplos de dos tipos de secuestro: el exprés, que ocurre en un taxi, y el convencional, donde la víctima ve un cuarto oscuro al que entra un delincuente para amenazarla y darle comida.

También tiene un ejemplo de asalto con pistola, que sucede mientras un peatón es agredido por un ladrón que le roba la cartera y se echa a correr. En cada caso, el ambiente/escenario de realidad virtual utilizado se adapta a la situación vivida por el paciente, quien tras varias sesiones aprende a controlar el miedo condicionado y dejar atrás el evento traumático.

(Información de la UNAM)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.