¿Votarían por Eruviel Ávila para presidente?

2 Julio 2017

Dentro de un año, millones de mexicanos saldremos a las urnas para elegir al nuevo presidente de la República. Para nadie es un secreto que los tiempos se han adelantado muchísimo, y todos los partidos políticos ya tienen a cuatro o cinco personajes que han alzado la mano para ser palomeados por sus respectivas dirigencias.

En el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el indicado es Andrés Manuel López Obrador; en el Partido Acción Nacional (PAN), la lucha se centra en Ricardo Anaya y Margarita Zavala; pero en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), es donde el agua hierve al máximo, y las puñaladas por la espalda están a la orden del día.

La lógica dice que hay tres precandidatos priistas: Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño Mayer y Eruviel Ávila Villegas, aunque también podría colarse José Antonio Meade, quien goza de la simpatía presidencial y del aparato económico de la federación.

Entre estos políticos, saldrá el candidato del PRI para el 2018.

Dentro de este esquema, llama mucho la atención, que el gobernador del Estado de México siga empeñado en figurar en la lista de los presidenciables, a pesar de haber llevado al PRI al derrumbe total, y de haber puesto en duda el triunfo del candidato Alfredo del Mazo Maza, quien ni siquiera está seguro de haber triunfado el pasado 4 de junio.

¿Pero qué ha hecho Eruviel Ávila Villegas para que el PRI lo considere como un potencial candidato presidencial?

La pregunta lleva por consiguiente una respuesta generalizada: el gobernador no ha hecho nada; no ha trabajado nada; ha propiciado más desempleo, pobreza y marginación; ha impulsado el crecimiento desmedido del narcotráfico, la violencia, la disputa entre cárteles de la droga, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios.

Por si fuera poco, Eruviel es sinónimo de corrupción.

Ustedes amables lectores podrán darse cuenta de lo poco valioso que es como político y como ser humano el mandatario mexiquense. El hecho de que millones de mexiquenses, tengan aún la duda de que ganó Alfredo del Mazo, es precisamente por el alto repudio que tiene la ciudadanía hacia el ex alcalde de Ecatepec, que según versiones periodísticas, participaba en orgías con niños y jóvenes, bajo el amparo del ex obispo, Onésimo Cepeda.

Este breve currículum de Eruviel Ávila Villegas, viene a colación para conocer el termómetro de aceptación que maneja el recién casado con la joven María Irene Dipp. Estamos seguros, que este es el momento propicio para hacer un balance del gobierno que encabezó el ahijado político de Arturo Montiel Rojas, y así acrecentar nuestro rechazo o darle el beneficio de la duda.

En el PRI, por lo visto, ya cualquiera puede ser candidato.

Ustedes amables lectores, ¿votarían por Eruviel para presidente?

¡Nosotros tampoco!

(Editorial)




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.