¿Ya habrá leído un libro, Peña Nieto?

15 mayo 2015

Enrique_Peña_Nieto

La educación en México está en un punto vulnerable; la situación es tan caótica, que ni los profesores ni los alumnos, pueden vislumbrar expectativas de gran alcance para los próximos diez años.

La tan anunciada Reforma Educativa, ha sido un total fracaso; es más, pueden preguntar a maestros y estudiantes, y muy pocos sabrán el nombre del titular de la Secretaría de Educación.

A casi tres años de haber asumido la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, ha hecho de la educación un instrumento para chantajear a la opinión pública.

Para el Ejecutivo Federal, su sexenio puede estar a salvo en materia de enseñanza, después de haber metido a la cárcel a Elba Esther Gordillo; de ahí en fuera no hay nada más de lo que pueda sentirse satisfecho.

Hay una cosa que no entendemos aún: si su gobierno estaba empeñado en acabar con la corrupción, entonces por qué el líder petrolero, Carlos Romero Deschamps y toda su familia, no están en la cárcel.

Bien sabe Enrique Peña, que el capital político y económico del sindicato petrolero, es mucho mayor al del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), es por eso que se decidió encarcelar a la señalada líder magisterial.

Regresando a la Reforma Educativa, ¿cuáles han sido los avances con Peña Nieto?

Chequemos el dato: las escuelas públicas, no tienen ni drenaje, es decir los niños y jóvenes, tienen que sufrir olores fétidos en sus propios salones de clase; el programa de enseñanza, es tan arcaico, que los libros de Historia, tienen casi el mismo contendido de hace 30 años.

En cuanto a valores, solo podemos decir que la violencia entre alumnos, está incontrolable.

Vayamos ahora al nivel universitario: los porros y los sindicatos universitarios, pueden cerrar cuantas veces quieran una Facultad, sin que nadie les diga nada; entendemos que la autonomía universitaria es un privilegio, pero la delincuencia organizada, tiene que combatirse.

Ahora, cómo pueden los alumnos de nivel superior desarrollar su enorme talento, si el gobierno federal recorta miles de millones de presupuesto para ciencia y tecnología. Bueno, basta decir que ni siquiera estímulos económicos ofrece la administración federal a los genios que inventan nuevas alternativas para el progreso de la nación.

Después de este brevísimo análisis, ¿dónde queda la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto?

Nuestro presidente está tan enamorado de la Gaviota, que no tiene tiempo para otras cosas.

Por cierto, ¿ya habrá leído algún libro Enrique Peña Nieto?

Por Luis Enrique Rocha ( @luis_journalist )




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.