Ana Gabriela Guevara, tiene que renunciar

1 marzo, 2020

La Comisión Nacional del Deporte (CONADE), está envuelta en uno de los escándalos de corrupción, más notorios de los últimos años. El discurso que ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador, en lo referente a que iba a terminar con las prácticas de los gobiernos priistas y panistas, ha quedado en el olvido.

Proceso, ha sido puntual en demostrar el nivel de corrupción y conflicto de interés de Ana Gabriela Guevara Espinoza –titular de la CONADE-, quien celebró al menos tres contratos con empresas de reciente creación durante el primer año de la Cuarta Transformación.

La revista política más influyente de México, indica que una de estas empresas seleccionadas (Ostergard Rensen Consultores), tiene como socia a María de Lourdes Karime Balut Escartín, quien fue asistente de la propia directora de Guevara Espinoza, cuando ella fue senadora.

Proceso añade que arrancaron con diferencia de una semana, tienen nombres de inspiración nórdica, protocolizaron sus respectivas escrituras ante el mismo notario, y ‘cruzaron la meta’ el mismo día: el 1 de junio, cuando ambas comenzaron a facturar por asesorías jurídicas a la CONADE.

De acuerdo con su acta constitutiva, Ostergard Rensen Consultores fue creada el 26 de marzo de 2019 y se protocolizó el 2 de abril, con un capital de 4 mil pesos. Dos meses después, la CONADE le adjudicó de manera directa un contrato por 1.4 mdp por el servicio de “consultoría legal, civil y migratoria”.

Karime Balut, actualmente es integrante del equipo ejecutivo de Manuel Bartlett -director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)-, donde se desempeña dentro del área de Comunicación Corporativa. Bartlett coordinó el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en el Senado cuando Ana Guevara trabajaba ahí.

El reportaje de Proceso, es un indicativo de cómo la corrupción ha invadido a la Cuarta Transformación. De hecho, López Obrador, aún no se puede quitar la losa de servidores públicos corruptos que están al frente de los principales espacios en el gobierno federal.

Manuel Bartlett y Ana Gabriela Guevara, son prueba de ello.

Por dignidad, y para no aparecer como una cínica, la ex medallista tiene que renunciar.

@PolíticayEstilo




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.