La humanidad en el límite del fin del mundo

3 febrero, 2020

El investigador Jans Fromow Guerra, el cambio climático y las armas nucleares nos han colocado en el momento más cercano al punto sin retorno, según el “reloj del fin del mundo”, un indicador creado en 1947.

El también miembro de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear -que en 2017 ganó el Premio Nobel de la Paz por su labor para abolir las armas nucleares-, explicó que el #doomsdayclock es un reloj simbólico.

El reloj es administrado por la junta directiva del Bulletin of the Atomic Scientists, de la Universidad de Chicago, y estima el riesgo que representa todo elemento que pudiera provocar algún daño irreparable al planeta.

El 19 de enero de 2017, el reloj señalaba 180 segundos (tres minutos) para la media noche, entendida como el fin del mundo; en 2018 se adelantó a 120 segundos; y en 2020, a 100 segundos: 1 minuto con 40 segundos.

“Es el momento más cercano desde que se creó el indicador”, remarcó.

El académico de la UNAM consideró que el avance de las manecillas se debe a circunstancias como la falta de compromisos reales para reducir las emisiones de carbono, evitar que se eleve la temperatura global, y el armamentismo nuclear.

El tema de las armas es una vertiente, pero también se debe considerar que son un aspecto trascendente en el cambio climático, señaló. Una guerra nuclear mundial podría estar fuera de la realidad; pero un peligro más palpable es el uso de armas nucleares a menor escala.

El panorama es poco alentador, pero es posible frenar los problemas antes de llegar al punto de inflexión; se debe seguir una serie de lineamientos, y para ello la sociedad civil es muy importante, resaltó Jans Fromow.

Uno de los riesgos más significativos, según el comité de los premios Nobel que asesora al “reloj del fin del mundo”, tiene que ver con los ciberataques, pues en la ciberguerra se manipula a los medios de comunicación y, en consecuencia, las democracias viven épocas de riesgo e inestabilidad.

A este objetivo la UNAM contribuye desde diversas áreas, como la búsqueda de energías limpias y alternativas, y es líder en muchas de ellas. Lo importante es seguir siendo críticos ante cualquier acción que vaya contra la defensa del medio ambiente y el desarme, concluyó Fromow Guerra, quien desde hace 26 años forma parte de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, de la que llegó a ser vicepresidente para Latinoamérica y actualmente es consejero Internacional.

Información de la @unam_mx




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.