Llega el coronavirus a Brasil; México en alerta

26 febrero, 2020

El contagio mundial que se generó en China, y que ha colapsado a cada rincón del mundo, se ha agravado de manera alarmante. Hoy día, las naciones más poderosas se enfrentan al gran reto de encontrar la vacuna contra el coronavirus, antes de que sea demasiado tarde.

Todavía hace unos días, Latinoamérica podía respirar tranquila, pues los rumores de infección en México, Cuba o Argentina, resultaron falsos. Sin embargo, el coronavirus nos despertó con una pesadilla: Brasil ha confirmado que un hombre llegó a Sao Paulo, procedente de Italia, siendo positivo de la epidemia.

Este hecho debe provocar miedo en todo el continente…mucho miedo.

El que Brasil tenga al primer coronavirus en América Latina, da por hecho que todos los países de este lado del planeta, estarían contando las horas para tener que avisar que también ya tienen a mujeres y hombres con el contagio mundial. Esto está diseñado para darle un valor de profecía apocalíptica.

¿Pero qué va a pasar cuando llegue el coronavirus a México?

Qué Dios nos guarde de ese terrible momento.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador, camina entre la ignorancia y la incapacidad. Los mexicanos no podemos depender de un presidente inútil, mediocre, débil. Los hechos están a la vista: en los hospitales no hay medicinas, y los enfermos de cáncer mueren irremediablemente ante la llegada del socialismo a nuestro país.

La Cuarta Transformación, no sabe cómo emprender un plan de emergencia.

Lo único que saben López Obrador y sus aliados, es robar y generar corrupción.

Desgraciadamente, en la actualidad, el sistema de salud mexicano está al borde del abismo. En México, hay doctores, especialistas e investigadores de primer nivel, incluso con reconocimiento mundial. Pero esto de nada sirve, si el presidente López Obrador sigue con su estúpido discurso de la rifa del avión presidencial.

El coronavirus está por llegar a México.

Esto será el derrumbe y el final de Andrés Manuel López Obrador.

El país necesita a un visionario, no a un admirador de Evo Morales.

Qué Dios tenga piedad de nosotros.

Por Luis Enrique Rocha. @luis_journalist




COMENTARIOS EN FACEBOOK
(Deja el tuyo)

* Todo comentario será revisado y publicado de acuerdo a nuestras políticas.